Internacional Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Sputnik V contra el covid-19, en un centro de vacunación temporal en una escuela pública en Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires, el 18 de febrero de 2021© AFP JUAN MABROMATA

Argentina recibió este lunes un nuevo lote de 732.500 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, con el que completó un total de 4 millones de vacunas contra el covid-19 desde diciembre, informó la presidencia.

Las vacunas fueron transportadas desde Moscú en un Airbus 330-200 especialmente acondicionado por Aerolíneas Argentinas. La dotación incluye 702.400 unidades del primer componente de la Sputnik V y 30.100 unidades del segundo.
El domingo habían llegado otras 517.500 dosis de la vacuna del laboratorio ruso Gamaleya.
Argentina comenzó el 29 de diciembre la inoculación del personal de salud y le ha seguido la de mayores de 70 años.
Covid-19 en América Latina y el Caribe© AFP
Un escándalo por la vacunación privilegiada de sus allegados provocó la renuncia del ministro de Salud, Ginés González García, hace pocos días, cuando recién comenzaba en medio de las dificultades la atención a los ancianos en la ciudad de Buenos Aires.

Hasta ahora Argentina ha recibido, además de la Sputnik V, vacunas Covishield, del instituto indio Serum, elaboradas con transferencia tecnológica de AstraZeneca/Oxford, y de la china Sinopharm.
En total, suma 4 millones de dosis, una cifra bastante inferior a la de 20 millones para febrero que había anunciado el gobierno el año pasado.
“Sabemos que hay dificultades en la producción de vacunas. Pero conocemos muy bien las dificultades que atraviesa el mundo por la escasez y por el egoísmo. Lamentablemente, hay una realidad: hoy el 10% de los países acapara el 90% de las vacunas existentes”, dijo este lunes el presidente Alberto Fernández, al instalar las sesiones ordinarias del Congreso.
“Seguiremos trabajando incansablemente y seguiremos consiguiendo las vacunas para cumplir nuestros objetivos”, prometió el mandatario, al reconocer que Argentina ha recibido las vacunas “a un ritmo menor al que acordamos contractualmente”.
nn/yow