El miembro serbio de la presidencia colegiada de Bosnia y Herzegovina amenazó con la «disolución» del país balcánico, después que el Alto Representante de la ONU prohibiera este viernes la negación del genocidio y los crímenes de guerra, como la masacre de Srebrenica. El Alto Representante, cuyo papel es vigilar que se cumpla el acuerdo de paz de Dayton de 1995, utilizó su poder discrecional para imponer varias enmiendas al Código Penal bosnio, según la página web de su oficina.
Así, se castigará con entre seis meses y cinco años de prisión a quienes “aprueben públicamente, nieguen, minimicen o intenten justificar el crimen de genocidio, el crimen contra la humanidad o el crimen de guerra”, precisó.
La adopción de esta legislación en el Parlamento central bosnio llevaba años bloqueada por los diputados serbios, por lo que el diplomático austríaco, Valentin Inzko, decidió imponerla una semana antes de pasar el testigo al alemán Christian Schmidt.
Considerada como “histórica” por los responsables bosnios (musulmanes), esta decisión fue muy criticada por los dirigentes serbobosnios, en particular, el miembro de la presidencia colegiada de Bosnia, Milorad Dodik, que reiteró su postura sobre la masacre de Srebrenica.
“Hay una línea roja (…) que no puedo cruzar. Para mí es inaceptable”, declaró Dodik en rueda de prensa. “No hubo genocidio, es lo que opinamos todos”, añadió.
La masacre de Srebrenica© AFP
El responsable serbio llamó a una “respuesta feroz”, evocando la idea incluso de una “disolución” de Bosnia.
Perpetrada varios meses antes del final del conflicto étnico (1992-95) que dejó 100.000 muertos, la masacre de Srebrenica, en la que las fuerzas serbobosnias mataron a cerca de 8.000 niños y adolescentes musulmanes bosnios, fue calificada de acto de genocidio por la justicia internacional.
El deber de “reconciliación”
Los responsables políticos serbios tanto en Bosnia y Herzegovina como en Serbia suelen minimizar o negar esta masacre, que solo reconocen como un “crimen grave”.
A pesar de haber sido condenados a la cadena perpetua, muchos serbios consideran como “héroes del pueblo” a los entonces líderes políticos y militares serbobosnios Radovan Karadzic y Ratko Mladic.
El Parlamento de la República Srpska, la entidad serbia de este país dividido por etnias, se reunirá dentro de una semana para discutir sobre la “respuesta”, anunció Dodik.
En cambio, la Unión Europea (UE) llamó a los serbios de Bosnia a respetar la decisión del enviado de la ONU, subrayando el deber de “reconciliación”.
(ARCHIVO) En esta foto de archivo tomada el 11 de julio de 2021, mujeres musulmanas bosnias, familiares de las víctimas de la masacre de Srebrenica de 1995, se reúnen antes de la ceremonia de enterramiento de los ataúdes con los restos mortales de sus familiares en el cementerio conmemorativo de la aldea de Potocari, cerca de la ciudad bosnia oriental de Srebrenica© AFP ELVIS BARUKCIC
“El revisionismo y la negación de los genocidios están en contradicción con los valores europeos fundamentales”, apuntó Nabila Massrali, portavoz del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.
“La reconciliación es una de las prioridades para que Bosnia y Herzegovina avance en el camino de la UE”, añadió.
“Gesto contraproducente”
El politólogo alemán, Bodo Weber, especialista sobre los Balcanes, estimó que el Alto Representante de la ONU tomó una decisión “personal” sin haber consultado antes a los gobiernos occidentales.
“Entiendo perfectamente a Inzko y respaldo sus objetivos. Pero (…) pienso que esto terminará por ser un gesto profundamente contraproducente”, aseguró este analista, citado por la cadena de televisión regional N1.
La fiscalía de Bosnia anunció que investigará inmediatamente “cualquier opinión que niegue el genocidio, los crímenes contra la humanidad y los crímenes de guerra”.
Bakir Izetbegovic, líder del principal partido bosnio, el SDA, felicitó a Inzko “por haber concluido con dignidad su mandato en Bosnia”, tras haber adoptado “una decisión humana (…) en beneficio de los familiares de las víctimas”.
“Esta decisión es importante para nosotras, las madres, porque nos protege de los insultos y las humillaciones, además de proteger las sentencias de la justicia”, dijo Munura Subasic, presidenta de una de las asociaciones de madres de Srebrenica.