El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, acusó el lunes a Estados Unidos de falta de lealtad después de que Australia cancelara un macrocontrato con Francia para comprar submarinos nucleares estadounidenses. “Los principios más elementales para los aliados son transparencia y confianza y van juntos. Estamos viendo una clara falta de transparencia y lealtad”, dijo Michel a la prensa en Naciones Unidas, previo a la Asamblea General de la organización.
Los europeos, dijo, necesitan “aclarar y tratar de comprender cuáles son las intenciones que están detrás de este anuncio”.
Michel aseguró que este acuerdo entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia reforzará los esfuerzos europeos para construir sus propio sistema de defensa.
Una decisión así “no estará en contra de nuestros aliados, sino que si somos más fuertes y más robustos, significa que nuestras alianzas serán también más fuertes”, agregó.
Michel dejó entrever cierta decepción con Joe Biden, que asumió la presidencia estadounidense abogando por reforzar las alianzas tras el periodo divisivo de su predecesor, Donald Trump.
Con Trump, “al menos estaba claro – el tono, la sustancia, el lenguaje – está muy claro que la Unión Europea no era en su opinión un aliado útil”, dijo Michel.
Australia dijo comprender la decepción de Francia pero que sus submarinos convencionales eran insuficientes para mantener la defensa del país en las próximas décadas en medio de las crecientes tensiones con China.
Francia se ha sentido traicionada por esta alianza. El ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, acusó a Australia de “puñalada en la espalda” y a Estados Unidos de traición.
La canciller belga Sophie Wilmes, que también se encuentra en Naciones Unidas para participar en la Asamblea General, describió el acuerdo como una “bomba primero para Francia pero también para Europa y para el mundo a nivel geoestratégico”.
Europa necesita ser “más vocal” y “presente en la escena internacional”, dijo.
La ministra manifestó su esperanza de que haya una base común de entendimiento entre los cancilleres de la UE que se encuentran en Nueva York, aunque algunos diplomáticos aseguraron que Francia no está buscando un comunicado formal de apoyo.