«El ecumenismo en tiempos de pandemia. De la crisis a la oportunidad» es el título del documento presentado este jueves por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, resultado de una amplia encuesta de todas las conferencias episcopales del mundo para el año 2021.

Jean Charles Putzolu – Ciudad del Vaticano

En enero de 2021, se enviaron 142 cuestionarios a los responsables de las relaciones ecuménicas de todas las conferencias episcopales y los sínodos de las iglesias católicas orientales. El resultado es un resumen de cincuenta páginas titulado «Ecumenismo en tiempos de pandemia. De la crisis a la oportunidad», que se basa en una frase del Papa Francisco «todos estamos en el mismo barco», repetida en muchas de las respuestas al cuestionario. Parece que estas palabras del Obispo de Roma no sólo se aplican a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, sino también a las diferentes Iglesias. Para el padre Hyacinthe Destivelle, responsable de la Sección Oriental del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, «éste es el primer fruto ecuménico de esta pandemia, la conciencia de ser una sola familia cristiana y una conciencia enraizada en la experiencia de un destino común». Todos caminamos hacia un destino común que es el de la resurrección».

Encuentro ecuménico en el Viaje apostólico de Papa Francisco a Lituania, Letonia y Estonia (24/9/2018)

Encuentro ecuménico en el Viaje apostólico de Papa Francisco a Lituania, Letonia y Estonia (24/9/2018)

Una nueva solidaridad

Durante los dos años de la pandemia y especialmente durante 2021, año al que se refiere esta amplia encuesta, se ha redescubierto un nuevo lazo, una nueva solidaridad. Y aunque ha sido una época muy complicada para cientos de millones de personas, privadas de relaciones afectivas, de contacto físico y obligadas a adaptarse a movimientos restringidos, los confinamientos se han transformado en más de una ocasión en oportunidades. En el documento se dan numerosos ejemplos, tanto en el ámbito del ecumenismo espiritual, como en el de la oración en común, como en el de la oración on line. Algunos obispos señalan incluso que nunca antes la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos había estado tan concurrida como el año pasado. «Ha habido muchas iniciativas conjuntas, declaraciones conjuntas, acciones conjuntas con los gobiernos, programas ecuménicos para ayudar a todo tipo de personas afectadas de un modo u otro por la crisis», señala el padre Destivelle, citando, entre otros, un programa ecuménico para ancianos y personas aisladas desarrollado en la India, o para estudiantes en Holanda, dos países donde los católicos son minoría. Todas estas iniciativas nacieron durante la pandemia y probablemente nunca habrían visto la luz sin el coronavirus.

Juntas, las iglesias cristianas también son conscientes de una fuerza mayor. Así, se han unido para presentar programas en el ámbito de la caridad, especialmente para ayudar a los más pobres y vulnerables. Los cristianos han podido hablar con una sola voz y han tenido más peso ante el gobierno. Han suplicado, han abogado y a veces incluso presionado a los gobiernos para que respeten la libertad religiosa, no siempre considerada una prioridad en la época de los confinamientos.

Cristianos en Lahore sostienen una vela en oración ecuménica

Cristianos en Lahore sostienen una vela en oración ecuménica

Un mejor entendimiento mutuo

Esta solidaridad redescubierta y facilitada por la pandemia ha aumentado de facto el número de oportunidades de encuentro y diálogo. Los líderes de la Iglesia se han reunido, a menudo en línea, por ejemplo, en los diálogos teológicos del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, lo que a menudo ha llevado a una línea de pensamiento común que favorece la redacción de documentos conjuntos.

A nivel local, y esto también se refleja en el resumen de la encuesta, la gente pudo mirarse mutuamente mucho más. «Como muchos eventos se retransmitían por Internet», señala Hyacinthe Destivelle, «los protestantes podían ver las misas católicas, los católicos podían ver las oraciones evangélicas y así, no sólo se lograba un mejor conocimiento mutuo, sino también una mejor sensibilidad».

Las diferencias se mantienen

Aunque la pandemia ha promovido y facilitado las relaciones ecuménicas, no se ha logrado la plena unidad. El documento de síntesis destaca tres de las cuestiones más delicadas que han surgido durante la pandemia.

Las divergencias teológicas y litúrgicas, que no son nuevas, pueden haberse acentuado con la pandemia, especialmente la comprensión del espacio sagrado. Los ortodoxos, los católicos y los protestantes tienen una relación diferente con el espacio sagrado, una comprensión diferente de los sacramentos, de la necesidad de la presencia física para recibir los sacramentos y, finalmente, también una concepción algo diferente de la Iglesia. Sin embargo, no se trata de controversias nuevas.

Quizá lo más sorprendente sea que las distintas denominaciones tengan una comprensión diferente de la pandemia. «Algunos cristianos tienen una visión más providencial o a veces más escatológica, o incluso apocalíptica de la pandemia. Esto puede haber generado tensiones entre los cristianos», explica el padre Destivelle.

Por último, se observaron actitudes diferentes en lo que respecta a las restricciones sanitarias; actitudes vinculadas en la mayoría de los casos a la cultura local, en particular a la relación con la autoridad, que no es la misma en los países occidentales, en los países del Este, en el Sur y que, en consecuencia, no es la misma entre las iglesias. El tema de las vacunas también se aborda en las respuestas al cuestionario enviadas por las Conferencias Episcopales y los Sínodos de las Iglesias Católicas Orientales. Señalan varias iniciativas ecuménicas a favor de la vacunación y el respeto a los gestos de barrera.

Un punto de inflexión en las relaciones ecuménicas

El diálogo ecuménico moderno siempre ha estado estrechamente vinculado a la evolución política, social y cultural. Para el padre Destivelle, la pandemia forma parte de esta evolución. «Creo que marcará un punto de inflexión positivo en las relaciones ecuménicas», afirma.

También el Papa Francisco ha dado un impulso adicional. Varias respuestas al cuestionario señalan que su llamamiento a la oración al principio de la pandemia fue ampliamente seguido. El Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos había transmitido este llamamiento a todos los líderes eclesiásticos y la gran mayoría había respondido positivamente para rezar simultáneamente el Padre Nuestro, una oración que todos los discípulos de Cristo pudieron rezar juntos y al mismo tiempo, al mediodía del 25 de marzo de 2020.

Papa Francisco reza el Padre Nuestro el 25 de marzo durante la Oración Ecuménica

Papa Francisco reza el Padre Nuestro el 25 de marzo durante la Oración Ecuménica