La Dra. Alejandra Peralta habló en nuestro medio sobre los casos en que las autoridades deben inhibirse para no vulnerar los derechos y obligaciones de las personas. Añadió que las autoridades deben reunir tres requisitos fundamentales: la competencia, la independencia y la imparcialidad.

En otro momento, señaló que se garantiza la imparcialidad con la inhibición y recusación que también deben ser reguladas. No se puede limitar en el ejercicio de la abogacía por ser el hijo de un juez o de la máxima autoridad judicial, como es el ministro de Corte. “No puede privársele a su descendencia ejercer la profesión de abogado porque es un derecho humano también ejercer libremente la profesión y recibir una remuneración”.

La Dra. Peralta aclaró que cuando de alguna manera puede verse comprometida la independencia y la imparcialidad del juzgador, tiene que inhibirse o en todo caso está la recusación si la autoridad no se inhibe.

Dra. Alejandra Peralta