El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil reanudará el próximo miércoles un juicio clave para el destino de numerosas tierras indígenas; un asunto que mantiene a centenares de activistas movilizados en campamentos en Brasilia. El proceso, que llegó a la máxima corte en 2016, se había reanudado el miércoles.
El STF analiza si es válida la tesis del “marco temporal”, según la cual solo deben reconocerse como tierras ancestrales aquellas ocupadas por los indígenas cuando se promulgó la Constitución brasileña en 1988, que les garantizó su derecho a la tierra.
Indígenas brasileños se manifiestan frente al edificio de la corte suprema en Brasilia, el 1 de septiembre de 2021© AFP EVARISTO SA
El veredicto, cuya fecha todavía es incierta, podría afectar a más de 200 tierras en proceso de demarcación, según datos del Instituto Socioambiental (ISA), que defiende los derechos de los pueblos originarios.
Durante las sesiones del miércoles y jueves, los once jueces oyeron decenas de discursos en contra y a favor del “marco temporal”, defendido por el poderoso lobby del agronegocio y el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.
“Esperamos sentido común por parte del STF. Si no, tendremos que entregar Brasil a los indígenas”, afirmó este jueves el mandatario durante una transmisión en vivo por redes sociales.
El Supremo Tribunal Federal de Brasil analiza si es válida la tesis según la cual solo deben reconocerse como tierras ancestrales aquellas ocupadas por los indígenas cuando se promulgó la Constitución de 1988, lo cual es resistido por los indígenas© AFP EVARISTO SA
Los indígenas consideran injusto este criterio temporal, ya que a lo largo de la historia muchos fueron desplazados de sus territorios, especialmente durante la dictadura militar (1964-1985), lo que les dificultaría cumplir con ese requisito.
Los defensores de los indígenas sostienen además que las reservas son vitales para contener el avance de la deforestación, que está en niveles récord desde la llegada de Bolsonaro al poder en 2019.
El juicio proseguirá el próximo miércoles con una detallada argumentación oral de cada uno de los jueces, lo que puede extender los debates por días o incluso semanas.
Actualmente, viven en Brasil 900.000 indígenas (0,5% de la población) y sus reservas ocupan el 13% del vasto territorio nacional.
Unos 6.000 representantes de 170 etnias diferentes participaron la semana pasada en una serie de movilizaciones en la capital para captar la atención pública y presionar a la corte suprema en vísperas del juicio. Este jueves, varios cientos de ellos permanecían en Brasilia.
Aunque en general las marchas transcurrieron de forma pacífica, hubo momentos de tensión con la policía.
Una protesta similar en junio derivó en un choque que dejó tres indígenas y tres policías heridos, estos últimos de flecha.