El presidente de Comece, cardenal Hollerich presenta la tercera edición de las Jornadas Sociales Católicas Europeas que se celebrará en Bratislava del 17 al 20 de marzo de 2022. Al presentar el programa, el card.Turkson explica que el objetivo es promover «el desarrollo humano integral del que han hablado todos los Papas e implementar una espiritualidad de fraternidad»

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

«Creo que estas Jornadas son importantes porque muestran que los cristianos católicos están vivos y que podemos trabajar por la solidaridad y el bienestar de cada ciudadano de Europa, especialmente por el futuro de los jóvenes». Es mirando el presente y, sobre todo, el futuro post-Covid del viejo continente que el cardenal Jean-Claude Hollerich, presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), resume el objetivo de la tercera edición de las Jornadas Sociales Católicas Europeas, que se celebrará en Bratislava, Eslovaquia, del 17 al 20 de marzo de 2022.

«El objetivo es reflexionar y discutir cómo proceder hacia una recuperación justa en Europa y, a través de esta reflexión, contribuir al proceso de reconstrucción desde una perspectiva cristiana», dijo el cardenal al ilustrar el programa del evento dedicado al tema «Europa más allá de la pandemia: un nuevo comienzo». En la presentación realizada, esta mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede se subrayó que las jornadas están marcadas por talleres, mesas redondas y grupos de trabajo que reunirán a más de 300 delegados de las Conferencias Episcopales Europeas, incluidos jóvenes, académicos, políticos europeos y nacionales, representantes de la Iglesia.

Dar acceso a todas las religiones

Reflexionando sobre las noticias recientes, el cardenal también responde a las preguntas de los periodistas sobre la cuestión del documento de la Unión Europea (UE), posteriormente retirado, que desaconsejaba el uso de referencias a la Navidad. «No nombrar la Navidad significa una discriminación práctica contra los cristianos, que no podemos aceptar», dijo el arzobispo de Luxemburgo. «Incluso políticamente, creo que no es una buena táctica, porque empuja a los católicos a formas de populismo». El cardenal jesuita se refiere a las palabras del Papa Francisco en el vuelo de regreso de Grecia, en particular a la definición de «anacronismo» de la educación de la Unión Europea, sobre la que también intervino el cardenal secretario de Estado a través de los medios vaticanos, Pietro Parolin.  

Al respecto, en su intervención, el cardenal Peter Appiah Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, dijo que: «La Unión Europea no quería causar ningún daño, pero no tenía idea de cuál sentimiento habría despertado en los católicos. Es cierto -añadió- que Europa es hoy una entidad multicultural y también multirreligiosa, y la respuesta a la presencia de muchas religiones en Europa no es relegar las religiones en el ámbito privado, sino dar acceso a todas las religiones ”.

Una política motivada por la fe cristiana

Por su parte el cardenal Hollerich, que habló en nombre de los obispos europeos, manifestó también el deseo de «animar a los políticos a no tener miedo de seguir una política motivada por la fe cristiana». «Si los católicos en Europa ven a estos políticos, no caerían en la trampa de los políticos populistas que usan el nombre del cristianismo para sus propios fines y que, entre otras cosas, no siguen una verdadera actitud cristiana «.

La colaboración entre Iglesia y política es uno de los puntos sobre los que reflexionar durante las tres Jornadas Sociales Católicas Europeas que, como se ha comentado, han llegado a su tercera edición tras las de Gdansk y Madrid. Todos los participantes quieren reflexionar y animar reflexiones serias «sobre la importancia de la solidaridad y la justicia social» en un continente en transición y en medio de un mundo que «sigue inmerso en una crisis de salud global con la pandemia de Covid que sigue provocando el caos «.

Laudato si ‘e Fratelli Tutti, guía de las obras

Este es el «sueño» del Papa Francisco, cristalizado en Laudato si ‘, que promueve ese «desarrollo humano integral» que ha sido un tema central en el magisterio de los Papas desde Juan XXIII en adelante: «Un desarrollo que no se limita a factores económicos, sino al crecimiento de todo el individuo y de la comunidad humana en el mundo”, dijo el Cardenal Turkson. Laudato si ‘, junto con Fratelli Tutti, guiarán las reflexiones y propuestas de las Jornadas, que Turkson espera darán vida a una «espiritualidad de fraternidad» en Europa y en las distintas áreas.

Entre los temas elegidos, señaló el arzobispo de Vilnius, Gintaras Grušas, presidente de CCEE (Consejo de Conferencia Episcopales Europeas), destacan “la necesidad de cuidar a las generaciones más jóvenes, que son las protagonistas y no solo las espectadoras de esta renovación; cuidar de las realidades sociales más frágiles, de los pobres y de los migrantes, para que se ofrezca a todos una vida digna; cuidar el medio ambiente que nos rodea, partiendo de una profunda conversión ecológica”.

El logo dedicado a San Martino di Tours

Para el logo, explicó el arzobispo Stanislav Zvolenský, arzobispo de Bratislava y presidente de la Conferencia Episcopal Eslovaca, se eligió la imagen de San Martín de Tours con su conversión al cristianismo tras encontrarse con un mendigo semidesnudo a las puertas de la ciudad de Amiens, Francia. En cuanto al programa, las Jornadas comenzarán el 17 de marzo con la celebración inaugural en la catedral y luego los días 18 y 19 de marzo se convocará a los participantes a analizar los desafíos de la Europa contemporánea. Los resultados del trabajo se presentarán y debatirán en el plenario el 20 de marzo.