Al menos tres militares perdieron la vida en Siria en los bombardeos realizados en la madrugada de este miércoles.

El ejército israelí informó que bombardeó este miércoles (18.11.2020) objetivos sirios e iraníes en Siria, en represalia por el hallazgo de artefactos explosivos en su frontera norte, que han dejado al menos tres militares muertos, según la prensa oficial siria.

«Ayer (martes), tropas de las Fuerzas de Defensa israelí hallaron artefactos explosivos (…) que colocaron escuadrones sirios liderados por fuerzas iraníes», dijo el ejército en un comunicado, en el que señala que «en respuesta, en la madrugada, aviones IDF bombardearon objetivos militares de la fuerza iraní Quds y el ejército sirio».

La Fuerza Quds es una unidad de élite de los Guardianes de la Revolución iraní encargadas de las operaciones en el extranjero.

Al menos tres militares perdieron la vida en Siria en los bombardeos que Israel ha realizado en la madrugada del miércoles, anunció la agencia de prensa oficial siria Sana.

La aviación bombardeó «instalaciones de almacenaje, centros de mando y recintos militares», así como «baterías de misiles tierra-aire sirias», agregó el comunicado militar.

Según el Ejército, los explosivos que desactivó ayer son «otra prueba clara del atrincheramiento iraní en Siria». Estos estaban cerca del lado israelí de la denominada Línea Alpha, en el territorio sirio ocupado de los Altos del Golán y que separa el territorio sirio del controlado por Israel.

«Responsabilizamos al régimen sirio de todas las acciones perpetradas desde su territorio», agregó el Ejército, que aseguró que las tropas «continuarán actuando según sea necesario» contra la presencia iraní en Siria, «que amenaza la estabilidad regional».

Israel ataca de manera intermitente contra objetivos de las fuerzas gubernamentales sirias y de sus aliados, milicias chiíes libanesas o iraníes, aunque en pocas ocasiones informa sobre estas operaciones.

Las autoridades israelíes consideran la presencia en Siria de efectivos de Irán, uno de los principales aliados del Gobierno sirio del presidente Bachar al Asad, un riesgo para su seguridad.
Fuente: dw.com