Este jueves un grupo de 500 mujeres pudieron presenciar un encuentro de fútbol en el estadio Azadi de Teherán por la tercera jornada de la Premier League iraní.

Lo resaltaste del encuentro fue que tras una dura prohibición de 40 años, las mujeres pudieron retornar para presenciar un espectáculo deportivo.

Este hecho se logró gracias a la presión ejercida por la FIFA y la confederación de fútbol de Asia.