La fiscal Cynthia Leiva imputó a los padres de la niña de dos años que murió de un disparo accidental en el interior de un vehículo. El disparo lo realizó su hermanito de cinco años, mientras manipulaba el revólver de su papá.El pasado 25 de abril, una niña de dos años murió de un disparo accidental, cuando su hermano, de cinco años, estaba manipulando el arma reglamentaria de su padre.El hecho ocurrió en el estacionamiento de un supermercado en Ciudad del Este, cuando los padres dejaron en el vehículo a los niños, mientras realizaban compras.Este viernes, la fiscal Cynthia Leiva imputó a los padres por los hechos punibles de Homicidio Culposo y Falta del Deber del Cuidado.Por su parte, el niño de cinco años que no es hijo de la pareja imputada, quedará bajo los cuidados de su madre biológica, según informó el SNT.Más detalles en el video