El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, demandó este domingo aumentar el número de policías del país en lugar de duplicar la tropas del ejército, como anunció hace una semana el presidente Nayib Bukele para combatir la violencia de las pandillas. “Sugiero que en vez de que se incremente el número de soldados, sería mejor que se incremente el número de policías”, declaró Escobar en rueda de prensa, luego de oficiar la misa dominical en la céntrica catedral capitalina.
Bukele anunció el lunes que aumentará de 20.202 a 40.000 el número de soldados para que, junto con la policía, emprendan una nueva estrategia para neutralizar a las pandillas.
“La Fuerza Armada tendrá 40.000 elementos, sumado a lo que tendrá la PNC (Policía Nacional Civil), habrá una persona brindando seguridad por cada pandillero. Así vamos a ganar esta guerra contra las pandillas con medidas valientes”, destacó Bukele al juramentar 1.046 nuevos soldados.
El nuevo contingente se suma a los 9.825 soldados que acompañan a la Policía en tareas de seguridad pública en el marco del Plan Control Territorial que, desde junio de 2019, busca contener a las pandillas.
El arzobispo reconoció este domingo que se debe “terminar” con el fenómeno de las pandillas, pero insistió: “No veo por qué es la Fuerza Armada la que tiene que aumentar (…) en mi criterio sería la policía”.
Escobar argumentó que el ejército tiene como función la defensa del territorio nacional pero no la seguridad pública.
En El Salvador, las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, entre otras, tienen unos 70.000 miembros, más de 16.000 de ellos encarcelados, y operan cometiendo homicidios, extorsiones, narcotráfico y otras actividades ilegales.
Con un territorio de 20.742 km2 y 6,7 millones de habitantes, El Salvador cerró 2020 con 1.322 homicidios, lo que significó un promedio de 20 muertes por cada 100.000 habitantes. La mayoría de estos crímenes son atribuidos a las pandillas.