Dos mensajes desde las conferencias episcopales de Bolivia y Venezuela revelan la importancia de este sector, a veces “olvidado e infravalorado”, en la formación de conciencias y valores sociales y que claman por una educación de calidad y en seguridad sanitaria, especialmente en estos tiempos de pandemia.

Vatican News

El inminente inicio de clases de la comunidad educativa en Bolivia y la celebración, este sábado 15 de enero, del Día Nacional del Maestro en Venezuela han sido los puntos de partida de dos mensajes que, a principios de este 2022, desde las conferencias episcopales, ponen de relieve la importancia de la educación integral, de calidad y en seguridad sanitaria, en estos momentos en que la pandemia ha puesto en evidencia las falencias y desigualdades de los sistemas educativos en ambos países suramericanos.

Bolivia: Vacunación y bioseguridad indispensables

Al iniciar el año académico en Bolivia, con las inscripciones a partir del lunes 17 de enero y de las clases en el primer día hábil de febrero, Mons. Fernando Bascopé Müller, obispo castrense y presidente del Área de Educación de la Conferencia episcopal de Bolivia (CEB) dirige un mensaje a la Comunidad Educativa Católica en Bolivia.

Monseñor Bascopé pone de relieve la necesidad de tomar en cuenta todos los protocolos de bioseguridad en resguardo de la salud de toda la comunidad educativa. “Es importante que quienes ejercen sus funciones de manera presencial y decidan tener clases presenciales cuenten con el esquema completo de vacunación o la prueba PCR”.  En este sentido, el responsable de la pastoral educativa de la CEB llama a las instancias pertinentes a vigilar por la salud corporal al interior de cada unidad educativa y que todos cooperen en este trabajo, “ya que la realidad es que el Virus del Covid – 19 sigue presente en medio de nosotros”.

“La solidaridad y la responsabilidad, son valores que deben estar presentes en nuestra comunidad educativa y como educadores creemos que debemos tener las características y valores de quienes cultivan en nuestros estudiantes la vida con todas sus características”, concluye mons. Bascopé.

Venezuela: Maestros olvidados e infravalorados

El Mensaje de la Comisión Episcopal de Educación y Pastoral Universitaria de la Conferencia episcopal venezolana (CEV) en el Día Nacional del Maestro, que se celebra este sábado, 15 de enero, este año “pretende visibilizar la importancia de todo un colectivo muchas veces olvidado e infravalorado”. Así lo afirma monseñor Carlos Curiel Herrera, Obispo de Carora y presidente de esta comisión episcopal, en un mensaje en el que interpela las conciencias ante la dramática situación de este sector indispensable para el crecimiento de una sociedad.

“¿Cómo celebrarlo hoy en Venezuela, en esta situación de crisis país, agravada por la pandemia, que ha socavado las bases del sistema educativo, entre otros? ¿Cómo, ante un colapso socioeconómico de tal envergadura, donde todas las áreas de política pública se han visto afectadas siendo la educación una de las más golpeadas?

En medio de esta situación, el Señor nos interpela – escribe mons. Curiel -,  nos invita a despertar y a activar esa solidaridad y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar”. Y esto- agrega – podemos  hacerlo posible caminando juntos todos los actores educativos de nuestra sociedad, teniendo en cuenta la convocatoria del Papa Francisco a poner en marcha el “Pacto Educativo Global”, única manera de reconstruir el tejido social.

“Educadores, que la conmemoración de este día nos impulse a reemprender la marcha, el camino, y empecemos por creer, nosotros mismos, que tenemos una misión muy importante que llevar a adelante, y pidamos al Dios de la Vida que nos guíe con su Espíritu, que nos dé la fuerza y la Sabiduría asistente de nuestro trabajo para sabernos situar ante esta realidad y responder con criterios de Evangelio; para saber discernir los caminos y seguir apostando por la educación como instrumento de transformación de la realidad”,  concluye el responsable de la pastoral educativa de la CEV.