Álvaro Gutiérrez, ahora extécnico de Olimpia, habló sobre su renuncia. Dijo que no podía trabajar como quería.Luego de unas semanas de su renuncia, Gutiérrez rompió el silencio y habló sobre su salida del Decano.Comenzó señalando que sabía que llegaba a un club con una situación complicada, en lo deportivo y en la parte económica, sin embargo dejó en claro: “Nosotros sabíamos que podíamos sacar buenos resultados si algunas cosas que nosotros considerábamos prioritarias se podían dar”.“Nosotros nos basamos mucho en el trabajo, en el día a día, y vimos que de repente surgieron cosas que a priori estaban solucionadas y que bueno, luego surgieron, ojo, cada una con su justificación, tanto de los dirigentes, como de los jugadores, que no nos iban a dejar a nosotros trabajar como queríamos”, manifestó posteriormente en diálogo con la 730 AM.“Cuando nosotros no nos sentimos cómodos porque pensamos que bueno, hay cosas que no podemos regalar, como son las concentraciones, como son los doble horarios, más en la situación en que estábamos, y vuelvo a reiterar, los jugadores en su total derecho, porque bueno, tenían una deuda tremenda, los dirigentes también haciendo lo que pueden, porque heredaron una deuda muy jugosa y algunos recursos que pensaron contar, al final no contaron con ellos y al final la situación se complicó y nosotros no somos mercenarios del fútbol”, agregó.“Cuando vemos que no podemos hacer nuestro trabajo, preferimos dar un paso al costado y que venga gente que realmente tenga esa credibilidad en que puede sacar esto con su manera de trabajar”, cerró sobre su decisión de dimitir.Dejó en claro que entendió que los jugadores entregaban todo, sin embargo reconoció: “Cómo le exigís a un jugador que le deben tanto, que haga doble horario, que concentre”.Sobre los dirigentes, dijo también que vio que buscaban ponerse en orden, pero que la situación seguía complicándose.Gutiérrez llegó a Para Uno tras la salida de Sergio Orteman y se marchó un mes después de haber tomado el equipo.