El gobierno griego inauguró este sábado en la isla griega de Samos, cerca de las costas de Turquía, el primer campamento de migrantes «cerrado y con los accesos controlados», una modalidad que preocupa a las asociaciones defensoras de derechos humanos. “Desde Samos, enviamos un mensaje a todas las islas: las imágenes (de los precarios campos) de Moria (en Lesbos) o de Vathy pertenecen ahora al pasado”, declaró el ministro griego de Migraciones, Notis Mitarachi, el sábado durante la ceremonia de inauguración de las nuevas instalaciones, todavía vacías.
En un terreno de más de 12.000 m2, cerrado por una doble fila de alambradas, más de 300 solicitantes de asilo serán trasladados a este centro a partir del lunes, procedentes de los alrededores de Vathy, donde se hacinan hasta ahora.
Los accesos al campo están protegidos con alambres de púas, cámaras de vigilancia, escáneres con rayos X, además de puertas magnéticas en la entrada.
Habitación en el nuevo campamento para migrantes construido en la isla griega de Samos, el 18 de septiembre de 2021© AFP LOUISA GOULIAMAKI
Repartidos en varios “barrios”, los migrantes tendrán acceso a zonas de restauración, deporte, juegos y un espacio compartido con cocinas. Los dormitorios incluyen cinco camas y un armario para cada una, con los baños compartidos, constató un equipo de la AFP.
“El nuevo centro de acceso controlado y cerrado devolverá la dignidad perdida a aquellos que buscan la protección internacional, y también las condiciones necesarias de protección y retención para los migrantes ilegales que tienen que ser devueltos”, añadió el ministro.
La nueva instalación, criticada por muchas ONG, costó 43 millones de euros (USD 51 millones), según el ministerio de Migraciones.
“La palabra cerrado se escucha con frecuencia”, afirmó Mireille Girard, representante en Grecia del Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (ACNUR).
“Eso preocupa a los refugiados que lo escucharon. Hablamos de eso con las autoridades y nos dijeron que serán campamentos abiertos, lo que es muy importante”, dijo a la AFP tras la inauguración.
Para ella, “Vathy era el peor campamento de todo el país y es bueno cerrar ese capítulo. Es importante que la gente en la nueva estructura pueda moverse libremente al interior y el exterior para restablecer a su llegada un sentido de normalidad”.
Proyecto “piloto”
En el campamento, fue instalado un centro de retención para todos los migrantes a los que haya sido denegado el derecho de asilo y deban ser reenviados a Turquía.
Vista general del nuevo campamento cerrado para migrantes en la isla de Samos, Grecia, el 18 de septiembre de 2021© AFP LOUISA GOULIAMAKI
La Unión Europea (UE) dijo que invertiría 276 millones de euros (326 millones de dólares) para la construcción de estos polémicos campos en las cinco islas griegas del mar Egeo: Leros, Lesbos, Cos, Samos y Quíos.
A ellas llegan la mayoría de refugiados y migrantes procedentes de Turquía.
El centro de Samos servirá como proyecto “piloto” para futuros centros que se construirán en otras islas, como Leros, donde está prevista la apertura de un campamento dentro de cinco meses.
En Lesbos, donde el año pasado quedó destrozado por un incendio el campamento de Moria, el más grande de migrantes en Europa, también construirán un centro de este tipo, pero las obras aún no empezaron.
En esta foto de archivo tomada el 09 de septiembre de 2020, un chico lleva a otro niño en brazos mientras los migrantes huyen del campamento de Moria tras un incendio, en la isla de Lesbos© AFP/Archivos ANGELOS TZORTZINIS
El anterior campo de Samos, cerca del puerto de Vathi, tenía una capacidad para 600 personas, pero en determinados momentos llegaron a vivir allí hasta 7.000.
Pero los residentes de estos campamentos improvisados disponían de cierta libertad de movimientos.
Ahora sólo estarán autorizados a salir de día de 08H00 a 20H00, transportados por autobuses especiales hasta la ciudad. Para acceder de nuevo al campamento, tendrán que presentar sus huellas digitales y pases electrónicos.
Para los que no estén regreso a las 20H00, están previstas sanciones disciplinarias.
ONU y oenegés preocupadas
Varias oenegés expresaron su preocupación por el hecho de que las nuevas estructuras serán construidas en lugares aislados y restringirán los movimientos de sus residentes.
Una docena de ellas, incluida Amnistía Internacional, criticaron a Grecia por continuar con “sus políticas nocivas basadas en impedir (desplazamientos) y contener a refugiados y solicitantes de asilo”.
En esta foto, migrantes recién llegados permanecen en una zona de cuarentena covid-19 dentro del campamento de migrantes en la isla griega de Leros, el 7 de septiembre de 2021© AFP/Archivos Theophile Bloudanis
Unas 45 oenegés y asociaciones exigieron a la UE y al ejecutivo griego que abandonen su objetivo de restringir los movimientos de los residentes del centro.
En el nuevo campamento de Samos, los desplazamientos quedarán limitados desde finales de septiembre.
Según un informe de las oenegés, estos centros “impedirán una identificación efectiva y una protección de personas vulnerables, así como una limitación del acceso a servicios y asistencia para solicitantes de asilo”.
Grecia representó la principal puerta de entrada de migrantes durante la crisis de refugiados de 2015.
Tras la victoria de los talibanes en Afganistán, las autoridades europeas temen una nueva oleada de migrantes.