En una entrevista de ACI Prensa, el nuevo cardenal en Mongolia, señaló que “es bonito ver que el Santo Padre, en su elección de los cardenales, quiere también incluir alguno más joven”. Giorgio Marengo, de 48 años, aseguró además que “este diálogo entre experiencia y quien tiene menos, puede ser enriquecedor”.

El recién nombrado cardenal, ha servido como misionero en Mongolia casi por20 años, aseguró que su experiencia de primera evangelización, “tiene mucho que decir a la Iglesia general”. “Para descubrir esta vocación como una vocación específica, y también para aprender respecto a la pastoral ordinaria, algunas cosas que nosotros vivimos como primera evangelización”, dijo el Purpurado a ACI Prensa.

“Nuestra experiencia misionera podrá dar algo nuevo al colegio cardenalicio, a mí me queda por aprender mucho de aquellos que son más grandes que yo”. “Para mí, vivir con esta nueva vocación significa continuar un camino de pobreza, humildad y diálogo”, dijo tras el anuncio de su creación como cardenal.