En el Octavo día del novenario en Honor a Nuestra Señora de los milagros de Caacupé fue presidida por Mons. Ricardo Valenzuela, Obispo de Caacupé y la predica estuvo a cargo del Fray dominico Édgar Toledo, con el tema «Laicos, miembros plenos de la Iglesia, pueblo de Dios».

Durante la homilía en la santa Misa el Fray instó a los laicos bautizados a caminar juntos para un país mejor e involucrarse en la toma de decisiones importantes para el bien común. Mencionó que nadie es menos importante que los Obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas. “No hay diferencia de raza, color, partido ni club. Nuestra dignidad común del bautismo nos hace a todos hermanos y hermanas”.

En otro momento, instó a los laicos a involucrarse en las decisiones importantes de la Iglesia y el bien común. Cuestionó a políticos por la situación del país, pero también afirmó que hay una necesidad de que los cristianos sepan elegir. “Estamos a puertas de elecciones internas, ahí se debe notar que somos cristianos y no podemos tipo Cerro – Olimpia, pelearnos por colores y elegimos a los mismos de siempre”.

Fray Edgar Torales