Dolor y esperanza cristiana manifiesta el episcopado venezolano en la nota que informa del fallecimiento del emérito de Caracas este 23 de septiembre alrededor de las 3.15 pm en la Unidad de Cuidados Intensivos tras haber batallado contra el Covid-19. El Cardenal Porras Cardozo decreta 9 días de luto en todo el territorio caraqueño y pide redoble de campanas “en señal de oración y duelo en todas las parroquias, iglesias filiales y capillas durante tres días», en especial en la hora del Ángelus.

Sacude a la Iglesia en Venezuela y a la Iglesia Universal la noticia del fallecimiento del Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo Emérito de Caracas, en las primeras horas de la tarde del 23 de septiembre de este 2021. El purpurado partió a la Casa del Padre alrededor de las 3.15 pm, un día después de su 39° Aniversario Episcopal, a la edad de 79 años, tras complicaciones a causa de Covid-19, según informó el Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, en un comunicado hecho público por la Oficina de Prensa de la CEV. 

El Administrador Apostólico de Caracas, a través de un Decreto de Luto en Caracas, informó sucesivamente que los restos del Cardenal Jorge Urosa Savino serán trasladados a la Santa Iglesia Catedral Metropolitana Santa Ana e inhumados en el Panteón Arzobispal el día viernes 24 de septiembre de 2021. 

«Asumió la cruz con gran mansedumbre y ejemplar entereza cristiana»

El Emmo. Sr. Cardenal Jorge Liberato Urosa Savino – se lee en el decreto del Cardenal Porras– “sirvió con abnegación y ferviente celo apostólico a la Iglesia y la Patria por más de 54 años como Presbítero de esta Arquidiócesis de Caracas, Obispo Auxiliar y Deán del Capítulo Metropolitano, II Arzobispo de Valencia, XV Arzobispo de Caracas y Cardenal de la Santa Iglesia con el título de Santa María en Monte”. 

Nueve días de luto en Caracas

“Probado por el crisol del dolor, asumió la cruz con gran mansedumbre y ejemplar entereza cristiana hasta el momento de su deceso”, continúa el decreto, que establece además “nueve días de duelo” en todo el territorio caraqueño, con la Santa Misa propia en sufragio por el Obispo difunto, con la extensión de las exequias durante esos días y el redoble de campanas “en señal de oración y duelo en todas las parroquias, iglesias filiales y capillas durante tres días, particularmente en la hora del Ángelus en todo el territorio arquidiocesano”. 

El recuerdo del Episcopado venezolano

La Conferencia Episcopal Venezolana, en el comunicado emitido poco después del fallecimiento del purpurado, “manifiesta su dolor y esperanza cristiana ante el sensible fallecimiento” del cardenal y pide a Dios que “le conceda el eterno descanso, y lo incorpore a la bienaventuranza eterna”. 

También recuerda el mensaje que el cardenal Urosa había escrito antes de su ingreso a la Unidad de Cuidados intensivos, expresando su “declaración de amor a Dios, a la Iglesia y al pueblo de Venezuela: “He tenido la fortuna y la bendición de que Dios me ha llevado por caminos insospechados de servicio y de altísimas responsabilidades en la Iglesia que agradezco en el alma”, afirmaba el prelado. “Nunca he querido hacerle mal a nadie, y siempre he procurado actuar buscando la gloria de Dios y el bien de la Iglesia, de las almas y de las almas involucradas”. 

Con el fallecimiento, el 23 de septiembre, del cardenal Jorge Liberato Urosa Savino, elector, el Colegio Cardenalicio se compone ahora de 218 cardenales, de los cuales 121 son electores y 97 no electores.

Breve biografía:

El Cardenal Jorge Urosa nació en Caracas el 28 de agosto de 1942, hijo de Luis Manuel Urosa Joud y Ligia Savino de Urosa. Estudió en el Colegio La Salle y acudía a la parroquia San José en la Arquidiócesis de Caracas. Cursó Filosofía en el Seminario Santa Rosa de Lima de Caracas y Teología en el Seminario San Agustín en la ciudad canadiense de Toronto. Recibió su ordenación sacerdotal por imposición de manos del Cardenal José Quintero Parra el 15 de agosto de 1967. Fue rector y profesor en el Seminario San José en Caracas; Rector del Seminario Interdiocesano de Caracas y Vicario general de la Arquidiócesis de Caracas, además de fundar un vicariato parroquial en una zona popular de la arquidiócesis. Obtuvo el doctorado en Teología dogmática en el año 1971 en la Pontificia Universidad Gregoriana y fue presidente de la Organización de Seminarios Latinoamericanos. 

Consistorio del 2006

Consistorio del 2006

El Papa Juan Pablo II le designó Obispo Auxiliar de Caracas y titular de la Dioecesis Vegeselitana in Byzacena el 06 de julio de 1982, recibiendo su consagración episcopal el 22 de septiembre del mismo año, por el entonces Arzobispo de Caracas, Mons. José Alí Lebrún, como ordenante principal; y como concelebrantes Mons. Domingo Roa y Mons. Miguel Antonio Salas. El que fuese en aquel momento Mons. Urosa, fue nombrado Arzobispo de Valencia el 06 de marzo de 1990 y posteriormente Arzobispo de Caracas el 19 de septiembre de 2005. Benedicto XVI instituye al entonces Mons. Jorge Urosa Savino en la dignidad de Cardenal el 24 de marzo de 2006, en el primer consistorio de su papado, junto a otros 14 obispos. De esta manera, ingresó al colegio cardenalicio, convirtiéndose en el quinto venezolano en haber sido creado cardenal, y participó posteriormente en el Cónclave de 2013, por el cual resultó elegido como Sumo Pontífice el Cardenal Jorge Bergoglio, Papa Francisco.