Las consagradas de etnia tigriña pertenecientes a dos familias religiosas diferentes, que fueron detenidas hace más de un mes, posiblemente en el ámbito de una operación de identificación de personas cercanas a los rebeldes de Tigray, se encuentran bien

Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

La policía etíope ha puesto en libertad a las seis religiosas de la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl arrestadas en Addis Abeba el pasado 30 de noviembre. La Agencia Fides informa que, además de las hermanas Letemaryam Sibhat, Tiblets Teum, Abeba Tesfay, Zaid Moss, Abeba Hagos y Abeba Fitwi, a primera hora de la tarde del sábado pasado la hermana Abrehet Teserma, de las Ursulinas de Gandino, también fue liberada y regresó a su comunidad en Shola. Todas las hermanas gozan de buena salud.

Sin noticias de dos diáconos y dos monjas

Sin embargo, todavía no hay noticias de los dos diáconos y las dos monjas de Kobo, que siguen detenidos junto con otros miles de etíopes de origen tigriña que están deslocalizados y detenidos en lugares en gran parte no precisados. Las hermanas habían sido detenidas durante una redada policial.

La detención de las religiosas etíopes, todas ellas de etnia tigriña, ha llevado a especular con que el gobierno está llevando a cabo una campaña contra esta etnia, a la que se acusa de ayudar e instigar a los rebeldes del Frente de Liberación del Pueblo Tigray en todo el país.

La detención del 5 de noviembre

El 5 de noviembre, 17 personas fueron detenidas en un centro educativo salesiano de la zona de Gottera, en Addis Abeba. Las fuerzas militares del gobierno ingresaron en el edificio y se llevaron a religiosos y laicos, cargándolos en furgonetas y conduciéndolos a localidades desconocidas. Tras largos interrogatorios sobre aspectos financieros de la escuela, todos fueron liberados el 13 de noviembre.