Mons. Miguel Ángel Cabello, Obispo de Concepción, aseguró que el EPP sigue fortaleciéndose, ahora reclutan a indígenas. “No respetan la dignidad humana, los derechos, ahora vemos que también reclutan niños”. El grupo criminal se ha fortalecido y en este sector donde se produce el secuestro “es una de las tantas células donde también opera el EPP”.

Se mueven por Concepción y Amambay porque es donde hay todavía vegetación, monte, tierra, serranías y cerros propicios para que puedan mantenerse y realizar sus operaciones. Pero tampoco es una cosa imposible. “Los bosques en Paraguay tampoco son muy grandes, se puede entrar con medios satelitales se podría. Con el tiempo y dinero invertido, tendrían que tener mejores resultados”, remarcó.

Quizás algunos simpaticen con ellos, “están quienes le abastecen, pero la población en sí está totalmente harta. Están sometidas, es el silencio o la muerte”.

Uno escucha tantas cosas, testimonios en ese sentido. Es preocupante. “Lamentable decir, pero tampoco me extraña porque sabemos que el apoyo que tienen estos oficiales, militares (FTC) es muy poco lo que reciben”. Es probable que la cantidad inmensa que se dispone en presupuesto queda por el camino, “empezando por los que tienen alta jerarquía. Lo cierto que aquí llega poco”.

Hay muchas cosas que es difícil decir por radio o televisión, porque hay que tener evidencia. “Es increíble decir que más que una connivencia con la población, pareciera hay connivencia con los militares y la policía, que debería perseguirlos”.

“Hemos sido testigos que las estrategias que han utilizado no han sido tan positivas. Son acciones fallidas. Y si no están haciendo bien entonces para qué están”. “La población teme al EPP, pero también teme muchísimo a la FTC. No es la forma de hacer, pero en la práctica es lo que sienten”.

En el Norte ha aumentado la precariedad. “Aquí la gente quiere trabajar, pero la pobreza se mantiene por la falta de apoyo sistemático. Se comienzan con mucho entusiasmo y luego no continúan, no terminan. Jamás evaluaron algún proyecto”. Pareciera que gastan la plata del Estado en cosas que no sirven, dijo Mons.

Hay sectores donde el Estado está absolutamente ausente, “no hay escuelas, hay gente que nacen y mueren sin documentos de identidad”. En vez de invertir los recursos donde falta, se gasta en los lugares donde van a hacer más propaganda en las ciudades para tener más apoyo electoral. Si no se atiende las necesidades, “allí van a tener una cantidad impresionante para reclutar los revolucionarios que ellos pretenden. Son caldo de cultivo de grupos delictivos”, finalizó Mons. Cabello.