La moneda argentina se sigue depreciando en el mercado paralelo a pesar de crecientes restricciones, con una paridad de 185 pesos por dólar al cierre este viernes, mientras el tipo de cambio oficial marcó 101,75 por billte verde. La cotización del dólar ‘blue’, el del mercado informal, ha acentuado su disparada en la última semana, luego de que el Banco Central endureció las condiciones para adquirir divisas en el mercado local de títulos y bonos.
“El indicador más importante para la economía real es el del tipo de cambio oficial. Las otras cotizaciones inciden más bien en el ámbito financiero”, señaló a la AFP Joaquín Waldman, de la firma Ecolatina.
Sin embargo, el analista advierte que el ensanchamiento de la brecha con el tipo de cambio ‘blue’ tiene efectos negativos, pues “motiva comportamientos que llevan a la depreciación en el mercado oficial y también incide en la inflación, por la formación de expectativas”.
Argentina sufre uno de los índices de inflación más altos del mundo, con un acumulado de 25,3% en el primer semestre de este año.
El récord del precio del dólar en el mercado paralelo se tocó el 23 de octubre de 2020 cuando llegó a 195 pesos, mientras que en el oficial rondaba los 84 pesos.
A partir de entonces, se había producido un paulatino descenso y el dólar paralelo se mantuvo entre 140 y 150 pesos por varios meses, hasta que en junio volvió a mostrar tendencia al alza.
Elecciones y devaluación
“Las restricciones a las actividades económicas y la proximidad de las elecciones (legislativas de medio término en noviembre) tornan inevitable un sesgo hacia una política fiscal expansiva financiada con emisión de dinero”, estimó el más reciente informe económico mensual de la Universidad del Salvador, en Buenos Aires.
“Los nuevos controles cambiarios han reavivado la expectativa de una futura devaluación del peso e impulsado la suba del dólar en varios segmentos del mercado de divisas”, añadió el informe.
Argentina celebrará en noviembre elecciones parlamentarias sumida en una dura recesión que se vio agravada por la pandemia de covid-19.
En 2020, la economía se contrajo 9,9% pero muestra signos de recuperación al crecer 9,5% entre enero y mayo en la comparación interanual, según datos oficiales.
“La cercanía electoral dispara la compra de los minoristas, que se encuentran a la expectativa de una devaluación”, indicó Waldman.
En un contexto de escasez de divisas, sin acceso a los mercados de crédito, y con alta liquidez de pesos por la emisión monetaria, Argentina mantiene desde hace dos años un férreo control de cambio y de capitales.
Además, se encuentra en plena negociación con el Fondo Monetario Internacional para un nuevo programa crediticio que reemplace el suscrito en 2018, por el cual debe reembolsar unos 44.000 millones de dólares en los próximos años.