Željko Komšić se reunió con Francisco y luego con el Secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Gallagher. Esta fue la segunda audiencia después de la de febrero de 2020

Alessandro Di Bussolo y Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano 

La situación en la zona de los Balcanes y las relaciones bilaterales han centrado las conversaciones mantenidas hoy en el Vaticano por el presidente de la presidencia colegiada de Bosnia y Herzegovina. Según la Oficina de Prensa del Vaticano, Željko Komšić fue recibido en audiencia esta mañana por el papa Francisco y luego se reunió con monseñor Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados. El comunicado explica que durante las conversaciones se expresó el reconocimiento por las buenas relaciones bilaterales existentes y se abordaron las prioridades de la presidencia colegiada. A continuación, se centraron en la realidad interna del país, reiterando la necesidad de promover la igualdad jurídica y social de todos los ciudadanos pertenecientes a cada pueblo constitutivo. Por último, se abordaron algunas cuestiones regionales, como la situación de los países de los Balcanes Occidentales y la ampliación de la Unión Europea.

El encuentro del 15 de febrero de 2020

El de esta mañana es el segundo encuentro oficial de Željko Komšić con el Papa Francisco, tras el del 15 de febrero de 2020, en el que se destacó que el Vaticano seguiría prestando apoyo a Bosnia y Herzegovina como Estado multiétnico, en su camino hacia la integración euroatlántica, y se reiteró la necesidad de garantizar el pleno respeto de los derechos de todos los ciudadanos y la igualdad efectiva de los tres pueblos constituyentes, serbio, bosnio y croata, así como de sus confesiones religiosas. Hace casi 15 años, el 25 de octubre de 2007, Komšić, de 57 años, que también era entonces miembro croata de la presidencia de Bosnia-Herzegovina, intercambió en el Vaticano los instrumentos de ratificación del Acuerdo de Base entre el país balcánico y la Santa Sede con el entonces secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone.

La situación actual del país

En el contexto internacional, Bosnia y Herzegovina sigue prestando atención a su camino hacia la adhesión a la Unión Europea, aunque las negociaciones no comenzarán hasta que se hayan alcanzado las prioridades fijadas por la Comisión de la UE de 2019, concretamente en el ámbito de la democracia y el respeto de los derechos humanos y las minorías. Se trata de un objetivo difícil a la luz de la situación actual del país, donde las reivindicaciones nacionalistas de la parte serbia vuelven a hacerse sentir treinta años después del final de la guerra de los Balcanes. En los últimos días se han producido graves actos de intimidación e incidentes contra la población bosnia. En Brcko, se pintaron grafitis conmemorativos de las víctimas del genocidio de Srebrenica, a lo que siguió una firme condena de la Unión Europea, para la que «no se pueden glorificar los crímenes de guerra, ni hacer declaraciones explosivas que siembren el odio». Una situación compleja, por tanto, para la que incluso la Iglesia local ha pedido prudencia.

Las elecciones de octubre de 2022

En 2022, las elecciones de octubre serán importantes para el país, para la renovación de la presidencia tripartita, el parlamento central de Sarajevo y los de las dos entidades, la Federación de Bosnia-Herzegovina (entidad croata-musulmana) y la República Srpska (entidad serbia). Sin embargo, tanto el presidente de la entidad serbia, Milorad Dodik, como muchos líderes croato-bosnios reclaman una reforma electoral.