El candidato correista Andrés Arauz obtuvo más del 32% de los votos, pero deberá disputar un balotaje el 11 de abril. El segudo puesto lo pelean el indígena izquierdista Yaku Pérez y el exbanquero de derecha Guillermo Lasso.

El socialista Andrés Arauz, delfín del exmandatario Rafael Correa, lidera la elección presidencial de Ecuador pero deberá disputar el balotaje el 11 de abril con otro finalista entre el indígena izquierdista Yaku Pérez y el exbanquero de derecha Guillermo Lasso, que se pelean el segundo puesto, según los resultados oficiales parciales de este domingo.

Arauz, un economista de 36 años, se perfila como el ganador del primer turno con el 32,31% de los votos válidos, al haberse escrutado un 83% de las actas de votación, según cifras del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Pérez, de 51 años, capta el 19,87% de los apoyos y, de mantenerse la tendencia, será el rival de Arauz en el balotaje, el primero que enfrentaría a la izquierda en este país de 17,1 millones de habitantes castigado por la pandemia y que arrastra una abultada deuda económica por la caída de los precios del petróleo.

Muy cerca del líder indígena se ubica Lasso, con un 19,27% de los votos, y a quien dos encuestas a boca de urna daban como clasificado para la segunda vuelta con Arauz. Los medios ecuatorianos hablan de una pelea voto a voto por el segundo lugar. El CNE no tiene plazo para proclamar resultados.

«No hay ninguna duda, estamos en el primer lugar, hemos recibido una votación abrumadora de distintas partes de nuestra patria», celebró Arauz.

Ecuador volverá a las urnas ya que ninguno de los 16 candidatos obtuvo la mitad más uno de los votos válidos o alcanzó un 40% de los mismos más una diferencia de diez puntos sobre el segundo.

Las elecciones de este domingo marcaron el resurgimiento de Correa, quien desde Bélgica evita la cárcel a la que fue condenado por corrupción, tras cuatro años de feroz campaña contra su exaliado, el presidente Lenín Moreno.

Su ahijado político tendría que enfrentar a Pérez, un enconado rival del exmandatario socialista y quien sorprendió al desplazar a la derecha conservadora de la carrera presidencial con un discurso ambientalista y de rechazo a la explotación petrolera y minera.

«El pueblo nos dio su respaldo y en los resultados oficiales ha quedado más que demostrado», afirmó Pérez, quien organizó una vigilia electoral para que se «respete la decisión de los ecuatorianos» ante los datos extraoficiales que lo ponían por detrás de Lasso, de 65 años.

Pérez es el primer indígena en llegar tan lejos en la disputa por la presidencia de Ecuador, donde los pueblos originarios conforman el 7,4% de la población.

Arauz, quien no pudo votar por estar empadronado en México, pretendía vencer en la primera vuelta ante el riesgo de que el anticorreísmo de derecha e izquierda se una para impedir su triunfo el 11 de abril.

Si bien no lo consiguió, se alzó con la victoria y una ventaja de más de diez puntos porcentuales en unos comicios marcados por la dispersión del voto en un número récord de aspirantes y las medidas contra la pandemia, que deja más de 258.000 casos y 15.000 muertos.
Fuente: ambito.com