La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha emitido un decreto que propone a los obispos diocesanos incluir en la Celebración de la Pasión del Señor en el Viernes Santo una nueva intención en la oración universal por los afectados por la epidemia de coronavirus COVID 19.

Por lo tanto, en la oración universal se rezará: “Dios omnipotente y eterno, que proporcionas refugio ante todo peligro, dirige propicia tu mirada hacia nosotros que con fe te suplicamos en la tribulación y concede el eterno reposo a los difuntos, alivio a los que lloran, salud a los enfermos, paz a los que mueren, fuerza a los trabajadores sanitarios, espíritu de sabiduría a los gobernantes, y ánimo para acercarse a todos con amor para glorificar juntos tu santo nombre”.

En el decreto se señala que “la Celebración de la Pasión del Señor en el Viernes Santo tiene este año una característica particular por la terrible pandemia que afecta al mundo”.

Se indica también que “el día en el que celebramos la pasión y muerte redentora de Jesucristo en la cruz que, como Cordero degollado, cargó sobre sí el dolor y el pecado del mundo, la Iglesia eleva súplicas a Dios Padre omnipotente por toda la humanidad, particularmente por los que más sufren, mientras espera con fe el gozo de la resurrección de su Esposo”.

Por tanto, “esta Congregación, en virtud de las facultades concedidas por el Sumo Pontífice Francisco, haciendo uso de una posibilidad y concedida en el Misal Romano al obispo diocesano en una grave necesidad pública, propone una intención para añadir en la oración universal de la mencionada celebración, a fin de que lleguen hasta Dios Padre las súplicas de quienes lo invocan en su tribulación, para que todos sientan en sus adversidades el gozo de su misericordia”.
Fuente: aciprensa.com