Los habitantes de la ciudad israelí de Ascalón, a la que el movimiento islamista palestino Hamas prometió un «infierno», vivían el martes al ritmo de las sirenas, corriendo a los refugios para protegerse de los cohetes disparados desde la Franja de Gaza. Los cohetes causaron este martes en Ascalón la muerte de dos mujeres israelíes, una de 65 años y otra de 40, informaron los socorristas.
Esta martes, como el lunes al anochecer, los residentes de la ciudad costera se precipitaron a los refugios decenas de veces debido a la avalancha de cohetes.
“Alrededor de las cinco de la mañana nos despertó la sirena, nos escondimos en el armario porque no hay refugio en la casa”, dice Shelly Belayev, quien vive en un edificio que ha sido gravemente dañado por un cohete.
“Hubo una explosión muy fuerte, nunca escuché un ruido así, rápidamente comprendí que el misil había caído aquí“, cuenta. “Salí, estaba conmocionada“, agrega.
Más de un centenar de cohetes disparados desde el enclave palestino de Gaza, controlado por el movimiento islamista Hamas, alcanzaron Ascalón.
Varios cohetes cayeron en cinco zonas pobladas, indicó la alcaldía.
Foto de un cohete disparado desde la Franja de Gaza contra Israel el 11 de mayo de 2021 e interceptado por la defensa antiaérea israelí© AFP JACK GUEZ
Una treintena de personas, entre ellas cinco niños, fueron heridos en la ciudad, de unos 150.000 habitantes, indicaron los servicio de socorro israelíes.
“No dormí durante toda la noche“, cuenta Anna, no lejos de una casa dañada por un cohete. “Temíamos que hubiera nuevas alertas“, dice la mujer israelí de 66 años.
“Tengo que sacar a mi perro pero tengo miedo y siempre miro a mi alrededor para ver dónde están los refugios y dónde correr en caso de que suenen las sirenas“, agrega.
“¡Basta!“
Las ciudades israelíes que bordean la Franja de Gaza están familiarizados con las sirenas ya que los tiroteos entre el ejército israelí y los grupos armados palestinos son relativamente frecuentes.
Una vivienda de la ciudad israelí de Ascalón dañada por un cohete palestino el 11 de mayo de 2021© AFP JACK GUEZ
Sin embargo, la actual escalada actual, que comenzó el lunes en un contexto de violencia en Jerusalén Este, es la peor desde al menos 2019.
“Ha sucedido antes, pero uno no se acostumbra realmente“, comenta Perla Nahum, de 53 años, presa del pánico cuando escuchó un “boom” cerca de su casa por la mañana.
El brazo armado de Hamas advirtió el martes que “si el enemigo (israelí) continúa bombardeando viviendas de civiles“, el movimiento convertiría a Ascalón en un “infierno“.
Las autoridades locales de Gaza han informado de más de 20 muertos, incluidos nueve niños, en los ataques israelíes desde el lunes por la noche.
Como medida de precaución, las escuelas fueron cerradas el martes en Ascalón y otros lugares en un perímetro de 40 kilómetros de Gaza.
Bomberos apagan un coche en llamas en la ciudad israelí de Ascalón incendiado por un cohete disparado desde la Franja de Gaza el 11 de mayo de 2021© AFP JACK GUEZ
En 2019, cinco residentes murieron por misiles del enclave palestino, recuerda la portavoz del ayuntamiento de Ascalón, Dana Grinblat.
“Ascalón ha estado sufriendo durante 20 años. ¡Basta!“, dijo el martes el alcalde de la ciudad, Tomer Glam, en la radio pública.
“Hay que terminar con esta situación, no podemos seguir así“, agregó.
No obstante los habitantes tienen confianza en las autoridades para enfrentar los ataques desde la Franja de Gaza.
“Recuerdo que ellos lanzaron otras amenazas en el pasado, no tengo miedo“, dice Michaël, un hombre de unos setenta años que fue de compras a las afueras de Ascalón. “El pueblo de Israel es fuerte”, agrega.