Este 8 de septiembre con el fallecimiento de la Reina Isabel II a sus 96 años y tras ser el reinado más largo en Reino Unido, se activó el código: “El puente de Londres ha caído”.

La notificación inmediata de manos del honorable Sir Edward Young, secretario de la Reina, a la recién nombrada primer ministra Liz Truss, encargada de dicha operación.

Seguidamente se designa el Día “D”, y todas las banderas permanecerán a media asta a partir de los diez minutos de la partida de la monarca.

Las declaraciones públicas de parlamentarios no serán permitidas hasta que la primer ministro hable primero, desde Downing Street.

Tweets y re tweets de ministros del departamento de gobierno deberán ser firmados por encargados ayudando a mantener  control a la delicada situación sobre la reina en momentos delicados.

Su cuerpo permanecerá tres días en el Palacio de Westminster, miembros públicos podrán presentar sus respetos y estará abierto las 24 horas.

El funeral de la reina se  llevará acabo durante 10 días en la Abadía de Westminster, previamente al entierro en la cripta familiar junto a su difunto marido, el Príncipe Philiph, en el castillo de Windsor.

El sitio web de la familia real “The British Monarchy” fue reemplazada por una página completamente en negro con una declaración que confirma la muerte de la Reina en condiciones pacíficas.