El Papa Francisco recordó este 16 de enero la celebración del próximo Jubileo del Año 2025, que tendrá como lema “Peregrinos de esperanza”, y propuso tres consejos a quienes forman parte de cofradías.

Durante una audiencia en el Vaticano a representantes de la Confederación de Cofradías de las Diócesis de Italia, el Santo Padre habló del Jubileo del 2025, haciendo notar que “nos estamos preparando para este momento fuerte en la vida de la Iglesia”.

En su discurso, el Pontífice señaló que esta confederación fue fundada en el Jubileo del Año 2000 para “acoger, sostener y coordinar” las numerosas cofradías en Italia.

En la actualidad, en dicho país existen alrededor de 3 mil 200 cofradías con un total aproximado de dos mil miembros.

En esa línea, el Papa Francisco subrayó la importancia del Concilio Vaticano II, que en la Consititución Lumen gentium se refiere a “la naturaleza y misión» de los laicos en la Iglesia, “llamados por Dios a contribuir, casi desde dentro como la levadura, a la santificación del mundo”.

Asimismo, el Santo Padre recordó a San Juan Pablo II, que en 1984 resaltó la urgencia de la evangelización para “llevar la luz, la redención, la gracia de Cristo a los hombres de nuestro tiempo”.

A continuación, Francisco también destacó la actualidad de la Evangelii nuntiandi de San Pablo VI, afirmando que se trata de una exhortación apostólica «profética, que ayuda, que hace ir hacia adelante”.

Consejos del Papa

De este modo, el Papa Francisco alentó a las cofradías a “dejarse animar por el Espíritu Santo y a caminar, como lo hacen en las procesiones”. Siguiendo esa figura, los invitó a «organizar su camino en tres líneas fundamentales»:

En primer lugar, “caminar sobre las huellas de Cristo”. De ahí la importancia de estar cercanos al Evangelio, de colocar al centro a Jesucristo y de acudir a menudo a los sacramentos.

Luego, el Santo Padre les sugirió “caminar juntos”, sirviéndose de instrumentos comunitarios de formación, de discernimiento y de deliberación, así como manteniendo un contacto vivo con la Iglesia local.

Y, en tercer lugar, el Papa Francisco aconsejó “caminar anunciando el Evangelio”, testimoniando la fe y cuidando de los hermanos, en especial, de quienes padecen “las nuevas pobrezas de nuestro tiempo”.