El Papa Francisco lamentó que el abuso dentro de la familia “todavía se tapa” y aseguró que el celibato no es la razón por la que se cometen los abusos dentro de la Iglesia.

Lo hizo durante una entrevista a CNN Portugal, realizada en agosto pero publicada el lunes 5 de septiembre, donde el Santo Padre dijo que “el abuso de hombres y mujeres de Iglesia, abuso de autoridad, abuso de poder y abuso sexual es una monstruosidad”.

Además, el Papa Francisco aseguró que el abuso no está relacionado con el celibato: “No es nada del celibato (…) porque en las familias no hay celibato y todo eso y a veces sucede”.

“Entonces es simplemente la monstruosidad de un hombre o una mujer de iglesia que está enfermo psicológicamente o es malvado y usa su postura para su satisfacción personal. Es diabólico”, dijo el Papa.

Asimismo, aseguró que “un sacerdote existe para conducir a los hombres hacia Dios y no para destruirlos en nombre de Dios”.

En declaraciones a la periodista Maria Joao Avillez, el Papa Francisco aclaró de forma contundente que “un sacerdote no puede seguir siendo sacerdote si es un abusador. No puede actuar porque es un enfermo o un criminal”.

“A mí me duele cada caso de abuso que llega, me duele, pero hay que enfrentarlo”, dijo a continuación.

Ante esta “tolerancia cero” promovida desde dentro y fuera de la Iglesia, el Papa Francisco dijo que “está muy bien” que estos casos salgan a la luz, aunque lamentó que “lo que no se sabe, porque todavía se tapa, es el abuso dentro de la familia”.

En esta línea, el Papa Francisco explicó que el 3% de los abusos se dan dentro de la Iglesia, frente al 46% que se dan dentro de las familias, en el mundo del deporte o en las escuelas. “Es poco 3%, aunque fuera uno solo, es una monstruosidad”, defendió.

No es la primera vez que el Papa Francisco se refiere a los abusos como algo “monstruoso”. De hecho, en febrero de 2017 escribió el prólogo del libro titulado “Lo perdono, padre”, de Daniel Pittet, víctima de abusos sexuales cometidos por el sacerdote Joël Allaz y a quien el Papa había conocido.

El abuso sexual, recordó el Papa Francisco, “se trata de una monstruosidad absoluta, de un pecado horrendo, radicalmente en contra de todo lo que Cristo nos enseña”.

 

Vía: ACI Prensa