En un mensaje, Francisco envía sus mejores deseos al semanario nacido hace 90 años. El primer número se imprimió el 25 de diciembre de 1931

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

«Doy gracias a Dios con vosotros por estos 90 años en los que Famiglia Cristiana ha acompañado a muchas generaciones, comprometiéndose a ser una presencia amiga, un periódico del pueblo y para el pueblo, atento a dar la palabra a los más débiles y marginados». Así se dirige el Papa Francisco al director, a los periodistas y a los lectores del semanario fundado en 1931 por el beato Santiago Alberione. El Pontífice también expresa su ánimo «para servir a la verdad con amabilidad a través del buen periodismo, que no da espacio a la charlatanería mediática». E invita a «no adherirse a ningún otro frente que el del Evangelio, escuchando todas las voces y encarnando esa dócil mansedumbre que es buena para el corazón». «En una época en la que a veces se acostumbra a la dureza como criterio de comparación», añade el Papa en el mensaje, «es válido lo que escribió el beato Santiago Alberione sobre su semanario, pidiendo permiso para entrar y solicitando una mirada benévola de complacencia, como a una persona amiga».

La historia de Famiglia Cristiana

Famiglia Cristiana nació para animar y apoyar en la sociedad italiana un compromiso preciso y constante con la familia. Los primeros mil ejemplares de Famiglia Cristiana se imprimieron en Alba la noche de Navidad de 1931 por el padre Giacomo Alberione. Todo empezó tranquilamente, sin ninguna promoción. «Hay que empezar», dijo el fundador, «por la paja de Belén». El primer número se vendió a 20 céntimos: doce páginas en blanco y negro, que pasaron a dieciséis en 1932. Famiglia Cristiana se extendió poco a poco por todo el país y, a partir de 1937, su difusión comenzó a crecer. En 1944, a pesar de la guerra, alcanzó los 100.000 ejemplares. A partir de entonces, la tirada aumentó: 120.000 ejemplares en 1948, 155.000 en 1951, 200.000 en 1953 y 300.000 en 1954. En sus primeros años de vida, Famiglia Cristiana era un «producto artesanal»: el médico de Alba se encargaba de la columna de consejos de salud, y un fraile franciscano dirigía la columna I Colloqui col Padre. En 1954, el semanario adquirió un perfil editorial profesional con técnicos, periodistas, colaboradores, fotorreporteros y anunciantes.

La voz de la familia

Famiglia Cristiana alcanza 750.000 ejemplares en 1956, 900.000 en 1959 y el millón en 1961. En 1971 se abrieron las redacciones de Milán y Roma. La redacción crece y utiliza medios y tecnologías de vanguardia para elaborar un producto cada vez más rico en servicios, columnas e información. Se convirtió en el primer semanario de Italia y en el tercero de la clasificación europea. En el año de su quincuagésimo aniversario, 1981, la «parroquia» de Famiglia Cristiana tenía casi 6 millones de lectores y una tirada de 1,2 millones de ejemplares. En 1997 se lanzó el sitio web del semanario. Después de unos 10 años, en abril de 2010, nació la «nueva» Famiglia Cristiana, en versión impresa y online, con la intención de ser «la voz de la familia y dedicarle información, servicio y reconocimiento».