El acceso a la energía es un tema transversal en las políticas públicas locales. Paraguay cuenta con una Política Energética Nacional; tiene objetivos relacionados dentro del Plan Nacional de Desarrollo y está comprometido a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030. La energía es determinante, entre otros, para una educación y salud de calidad.

Sin acceso a energía las personas no pueden gozar de sus derechos básicos, formarse y aprovechar oportunidades. Sin energía es imposible lograr una educación de calidad, acceder a agua potable, contar con un servicio de transporte eficiente o la refrigeración constante de alimentos o medicamentos. Pero no solo se necesita acceder a energía, sino que se necesita acceder a energía limpia y renovable, ya que esta tiene un impacto positivo sobre el ambiente y sobre las personas.

La quinta ficha infográfica de la serie “Energía y Desarrollo Humano” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reflexiona sobre el relacionamiento y la dependencia existente entre el acceso a energía y el nivel de desarrollo humano de las naciones.

El Desarrollo Humano mide el desempeño de un país con foco en la calidad de vida de sus habitantes, a través del Índice de Desarrollo Humano (IDH), y lo hace considerando tres variables: esperanza de vida al nacer, años esperados de escolaridad y años promedio de escolaridad y paridad del Poder Adquisitivo del Producto Interno Bruto per cápita. El desempeño en estas variables tiene alta dependencia del acceso a energía. Desde el 2017 Paraguay forma parte del grupo de países con Desarrollo Humano alto, ocupando la posición 110 de un total de 189 países y territorios.

Desde 2016, por primera vez, Paraguay cuenta con una Política Energética Nacional (2013-2040). Además, el Plan Nacional de Desarrollo Paraguay 2030 aborda el tema energético planteando:

Universalizar el acceso a energía eléctrica de calidad

Incrementar un 60% el consumo de energías renovables

Reducir un 20% el consumo de combustible fósil

En cuanto a compromisos internacionales en la temática, la Agenda 2030 -que comprende los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y debe ser alcanzada para el 2030- incluye indicadores y metas dentro del ODS 7 que apuntan a garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todas las personas.