La Conferencia Cubana de Religiosos comienza el camino de la Asamblea convocada por el CELAM para construir un estilo de Iglesia como la pide el Papa Francisco: en salida, participativa, inclusiva, sinodal.

Ciudad del Vaticano

“¡Ponte en camino! ¡Ya es la hora!” son las palabras que animan la carta de la Conferencia Cubana de Religiosas y Religiosos (CONCUR) para convocar a la Vida Consagrada que peregrina en Cuba y a los laicos, agentes de pastoral y personas de buena voluntad con quienes comparten su misión a participar activa y comprometidamente en el camino hacia la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, que ha sido convocada para noviembre de este año por el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), respondiendo a un llamado del Papa Francisco.  

“Esta Asamblea es una gran oportunidad para retomar la tradición sinodal en la Iglesia cubana, como lo experimentamos con gran consolación y esperanza durante el proceso de la Reflexión Eclesial Cubana (REC) y el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC) y en las diversas planificaciones que han animado nuestros compromisos pastorales”, se lee en la carta de la Junta Directiva de la CONCUR.

El proceso de escucha, que finalizará el 30 de agosto, busca involucrar al mayor número posible de voces, refiere la nota, al anunciar la creación de un equipo de animación que, en vista de las limitaciones de conectividad y de reuniones presenciales amplias a causa de la pandemia de COVID-19, ayudará a recoger y compartir las reflexiones y contribuciones de cada grupo o congregación. Para ello también, la CONCUR ha elaborado tres fichas que serán distribuidas en este mes de julio para guiar momentos de celebración y diálogo entre la propia comunidad religiosa, de manera personal o con otros grupos. Los aportes de la reflexión serán luego enviados a la oficina de la CONCUR antes de la fecha indicada en cada ficha.

“En diálogo con nuestros obispos sentimos que este Proceso de Escucha de la Asamblea Eclesial puede servir de preparación para retomar un estilo de Iglesia en vistas al sínodo 2021-2023 que comenzará en cada diócesis y concluirá en Roma”, subraya la carta.

La directiva de la CONCUR recuerda que el Papa Francisco llama a crecer como Iglesia por los caminos de la participación, comunión e inclusión, que son los caminos de la sinodalidad: “La Iglesia se da al partir el pan, la Iglesia se da con todos, sin exclusión y una asamblea eclesial es signo de esto, de una Iglesia sin exclusión”, son las palabras de aliento que el Papa dirigió al CELAM, en la apertura, en enero de la Asamblea Eclesial.

Por último, destacan que al participar en el proceso de escucha se hará memoria de lo acontecido en la V Conferencia General de Aparecida (2007): “Miraremos nuestra realidad presente con sus desafíos y nos dejaremos renovar desde muy adentro para buscar con pasión la Vida Nueva para todos en Cristo”, concluye.