La Iglesia cubana celebra su primera Jornada Nacional por las Personas con Discapacidad, impulsada por Cáritas Cuba, a través del programa “Aprendiendo a crecer”, el cual beneficia a cerca de 1700 personas con discapacidad y a más de 2000 familiares. La coordinadora del proyecto, Graciela Alfonso, habla con Vatican News sobre su alcance y perspectivas.

Alina Tufani – Vatican News

“La inclusión social y laboral son todavía un gran reto dentro de nuestro programa”. Lo dice a Vatican News, Graciela Alfonso Ares, coordinadora del programa “Aprendiendo a crecer”, promovido por Cáritas Cuba, para el acompañamiento de las personas con discapacidad y sus familiares.  Desde el pasado 22 de noviembre y hasta el 3 de diciembre, la Iglesia cubana estará celebrando su I Jornada Nacional por las Personas con Discapacidad, en el marco del día Internacional declarado, en 1992, por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

la Iglesia celebra la I Jornada Nacional por las Personas con Discapacidad

la Iglesia celebra la I Jornada Nacional por las Personas con Discapacidad

Discapacitados una prioridad para Cáritas

Justamente a principios de los años ’90, poco después de su creación, Cáritas Cuba incluyó dentro de su labor social y de acompañamiento a las personas con discapacidad, considerado un grupo vulnerable en la sociedad al igual que sus otros beneficiarios, tales como ancianos, niños y adolescentes provenientes de hogares con dificultades, personas con VIH-sida o familias damnificadas por sucesivos fenómenos meteorológicos.

Ante los múltiples desafíos que se presentan a este grupo social, en 2009, surge un primer programa específico: “Apoyo a grupos de personas con necesidades educativas especiales y sus familias”. No fue sino hasta finales de 2011 – como explica la coordinadora Alonso – que tras un análisis del enfoque de trabajo queda constituido “Aprendiendo a crecer”, un programa para el desarrollo de personas con discapacidad y sus familias. 

Alcances del proyecto “Aprender a crecer”

“Actualmente, este programa atiende a alrededor de 1700 personas con discapacidad y a más de 2000 familiares en toda Cuba. Asimismo, cuenta con una red de casi 400 voluntarios, formadores, especialistas y coordinadores en las 11 diócesis del país”, subraya Alonso. Las discapacidades más representadas dentro de los grupos son Síndrome de Down y discapacidad intelectual; aunque también se ha logrado llegar a muchas familias de personas otro tipo de patologías. 

Entrevista con Graciela Alfonso, coordinadora de «Aprender a Crecer» .

La especialista reconoce que, si bien “hay servicios y programas sociales estatales destinados para estas personas y sus familias, estos no son suficientes, no cubren toda la demanda, porque no cuentan con suficientes recursos materiales para el desarrollo de sus actividades, ni con la cantidad de especialistas necesarios”. Además, advierte Alonso,  casi la totalidad de estos programas y servicios llegan hasta los 18 años de edad. 

Un trabajo multidisciplinario

La intervención del programa se realiza en personas con discapacidad, en sus familias, en actores sociales y en el voluntariado del programa. El trabajo hacia las personas con discapacidad se realiza mediante actividades psicopedagógicas que contribuyen al desarrollo de las habilidades cognitivas, comunicacionales, artísticas y para la vida independiente. “En este ámbito, asegura Alonso, también hay actividades de relación social y de inclusión social y laboral, sin embargo, estas últimas todavía son un gran reto dentro de nuestro programa”.

«Aprender a crecer» alcanza a unas 1700 personas con discapacidad y sus familias en Cuba

Más adelante, explica que las actividades relacionadas con la familia de personas con discapacidad están dadas, sobre todo, en encuentros de formación y crecimiento humano para la familia, donde se orienta, se aclara y se estimula a seguir desarrollando su rol en la promoción de sus hijos o familiares con discapacidad. Por último, la labor de los actores sociales está dada fundamentalmente en jornadas de sensibilización social, en festivales, en la presentación de obras teatrales, mientras que la intervención del voluntariado se da en talleres y cursos formativos, evaluación, acompañamiento e intercambio.

“Acompañando tu andar”

Es así como bajo el lema “Acompañando tu andar”, Cáritas Cuba lanza su I Jornada Nacional por las personas con Discapacidad. Se busca promover “la sensibilización de la sociedad cubana sobre la importancia de conocer e incluir a las personas con discapacidad, pero también, busca amplificar la incidencia pública y animar a los beneficiarios a celebrar su día”, concluye Alonso.

«Acompañando tu andar» es el lema de la I Jornada Nacional por las personas con discapacidad en Cuba