Cuatro abuelos perecieron a causa de coronavirus en el hogar de ancianos perteneciente a la Fundación San Rafael del padre Aldo Trento.El presidente de la Fundación San Joaquín y Santa Ana, Alfredo Delgado, confirmó que cuatro abuelos fallecieron por coronavirus y un quinto, por complicaciones de una neumonía.Comentó que actualmente se topan con la cruda realidad de que los centros asistenciales no reciben a los ancianos por la edad, pues ahora mismo, no son prioridad.Así también, mencionó que las seis enfermeras que trabajan en el hogar, todas se contagiaron y que por decisión propia, cuatro de ellas decidieron hacer albergue en la fundación para no contagiar a sus familiares y otras dos fueron a reposar en sus domicilios.Manifestó que gracias a los aportes de la ciudadanía lograron cubrir algunas necesidades, pero que aún quedan por llenar otras. Explicó que la muerte de los abuelitos también representó un gran gasto, porque debieron comprar bolsas mortuorias y cajones especiales para la sepultura de acuerdo al protocolo.“Tuvimos desenlaces fatales, un poco tristes con la desidia de este Gobierno que nos han engañado, nos han mentido, nos han robado, nosotros depositamos en ellos nuestras esperanzas, nos encerraron durante un año, endeudaron nuestro país, no solo a nosotros sino a futuras generaciones, solamente para engañarnos, robarnos y lo triste fue que ahora cuando más nosotros los hemos necesitado, ellos nos han cerrado las puertas”, lamentó en contacto con Radio Ñanduti.Los interesados en colaborar pueden acceder a las redes sociales de la Fundación San Joaquín y Santa Ana para obtener los datos de la cuenta a donde enviar dinero o pueden realizar giros al número (0981) 292867.Más detalles abajo.