El excandidato a la Presidencia y economista, Santiago Peña, adelantó que la evaluación del año es bastante dura, “va ser un año muy difícil”. Mencionó que existen una serie de factores externos e internos, que van “desde la guerra comercial entre Estados Unidos con China, que afecta los commodities, ya que Paraguay es un gran exportador”. También imponderables como es el caso del clima. También están los “factores internos que lastimosamente han erosionado la confianza que tienen los actores económicos, y esto es fundamental porque la economía finalmente se mueve al ritmo del sector privado”. Hoy “la inestabilidad política, está afectando las expectativas económicas”.


Peña resaltó que en ocasiones se pone “mucho énfasis en las obras públicas que son importantes, pero en realidad su impacto es ínfimo, cuando se compara con la obra privada. Las obras privadas son 10 veces más importantes”, dijo. Aclaró que se insiste mucho en las obras publicas “porque es posiblemente una de las pocas herramientas, o la única, que tiene un gobierno para poder impulsar la actividad económica”. Las obras privadas se mueven de acuerdo a las expectativas. “Esa expectativa es una fibra muy delicada y muy sensible, que se construye con confianza. Eso es lo que más le está afectando”.


Esta situación es algo que puede trasladarse al próximo año. Que, “si bien puede ser un mejor año agrícola, pero no necesariamente puede ser un mejor año económico”. Hay un consenso que la economía no va a crecer, que este cercano a cero “sería un gran logro”. Aclaró que esta situación no debería llevarnos al pánico, sino que “debe llevarnos a reflexionar sobre nuestro mismo modelo de desarrollo económico con equidad social”.  Ver qué tipos de reforma tenemos que hacer, “en materia económica y también el campo social como mejoras en la educación pública, la salud pública”.

Finalmente dijo que “Paraguay necesita desarrollar los motores internos. Si quiere tener un éxito económico y un efecto distributivo amplio”, para ello debe impulsar una política de desarrollo industrial. Esto generaría ingresos y más empleos para la clase trabajadora.  Otro elemento fundamental es el recurso de la energía eléctrica. Limpia, renovable, “que nos permite ser una potencia regional y porque no, a nivel mundial”. La respuesta está dentro, está en el Paraguay, solo “es cuestión de que podamos trabajar todos juntos dentro de una visión, un proyecto superador que nos permita a todos, sentirnos parte de ese plan”.