Por unanimidad, la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió la sentencia contra el Paraguay por la falta de investigación del caso y de garantías para los familiares del periodista asesinado en abril de 1991 en Pedro Juan Caballero.

También se considera al país responsable de la violación de los derechos a la vida y libertad de pensamiento y expresión. La familia del comunicador recibirá USD 235.000 en concepto de indemnización.