Corea del Sur anunció este miércoles otros 142 casos de contagio por coronavirus, un número considerablemente inferior al de la víspera, que eleva el total a 5.328, el mayor en el mundo fuera de China.

Seúl dio cuenta de 851 nuevos casos el martes, el mayor aumento diario de contagios hasta la fecha. Ese mismo día el presidente surcoreano, Moon Jae-in, declaró «la guerra» al coronavirus.

Otras cuatro personas han muerto, informaron el miércoles los centros para el control y la prevención de enfermedades de Corea. En total hay 32 fallecidos.

Corea del Sur ha registrado un rápido aumento de las infecciones en los últimos días.

Se debe sobre todo a la campaña de detección lanzada por las autoridades entre más de 260.000 personas relacionadas con la Iglesia de Jesús Shincheonji, un movimiento religioso considerado por algunos una secta y que fue el principal vector de la propagación del nuevo coronavirus en el país.

Se han confirmado más de 4.000 casos en la ciudad de Daegu (sur), donde surgió el brote.

Todo comenzó con una mujer de 61 años identificada como «paciente 31». Empezó a sufrir fiebre el 10 de febrero y asistió al menos a cuatro oficios de Shincheonji en Daegu antes de ser diagnosticada.

Unos 2.300 pacientes de Daegu, algunos de ellos con síntomas graves y otros con leves o ninguno, están a la espera de ser hospitalizados, afirmó a los periodistas el viceministro de Salud, Kim Gang-lip.

Decenas de eventos culturales y deportivos han sido cancelados o pospuestos por el contagio. Las vacaciones se prolongaron tres semanas en colegios y guarderías.

El banco central redujo sus previsiones de crecimiento para la duodécima economía mundial, porque estima que la epidemia afectará al consumo y las exportaciones.

Moon anunció que el gobierno inyectará más de 30 billones de wones (22.500 millones de euros, 25.000 millones de dólares) para ayudar a la economía a lidiar con esta situación «grave».
Fuente: AFP