Un ministro brasileño le puso suspenso a la realización de la Copa América en el país vecino. Esto tras la “confirmación” anunciada por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) durante la jornada del lunes.“No hay nada seguro”, fue lo que manifestó el ministro de la Casa Civil (jefe de ministros), Luiz Eduardo Ramos, en una declaración en el Palacio de Planalto junto a Marcelo Reis Magalhães, secretario nacional de Deportes, de acuerdo a lo informado por El País.El presidente Jair Bolsonaro y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), citados en el anuncio de la entidad sudamericana, no hicieron comentarios.“Nada es seguro, quiero manifestarlo claramente. Estamos en pleno proceso, pero no vamos a eludir el pedido si es posible cumplirlo”, apuntó Ramos. “Estamos estudiando los detalles. Si Dios quiere, mañana (por el martes) tendremos una posición definitiva”, agregó.Ramos destacó que, de celebrarse, la Copa América no tendrá público y que cada delegación estará limitada a 65 personas. Según él, la vacunación de todos los implicados será una condición para participar en el torneo. “Las sedes serán responsabilidad de la CBF”, añadió el ministro. La fecha fijada para el inicio de la competencia es el 13 de junio.Se verá en las próximas horas qué ocurre, considerando que el tiempo es mínimo para la organización de una competencia importante como la Copa América.