El titular de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, Dr. Pablo Seitz, reconoció que la institución a su cargo no cuenta con «un mecanismo de prevención de lavado de dinero especifico”. Aseguró que ya están trabajando en un modelo de control de lavado de dinero en el ámbito de las contrataciones públicas.

Por otra parte, el director de Contrataciones públicas afirmó que la Secretaria de Emergencia pudo haber hecho un contrato en el marco de la emergencia nacional con la empresa Ombú propiedad del presunto narcotraficante Marcus Vinicius Espíndola Marques de Padua.

Finalmente confirmó que la empresa Tapyracuai tiene menos de diez contratos con el Estado. «La empresa Tapyracuai S.A. tiene menos de 10 contratos firmados con el Gobierno. Son contratos menores de producción de cajas de cartón».

Dr. Pablo Seitz