El sindicato de conductores de tren de Deutsche Bahn, el operador ferroviario público de Alemania, convocó este viernes una huelga que podría afectar al tráfico de pasajeros el lunes y martes de la próxima semana. En plena negociación salarial, los conductores de tren alemanes ya protagonizaron una huelga el 11 de agosto que perturbó fuertemente el tráfico ferroviario y dejó a numerosos pasajeros bloqueados en el país.
La nueva movilización comenzará el sábado con el transporte de mercancías, pero a partir del lunes a las 02H00 (00H00 GMT) se extenderá durante 48 horas en toda la red ferroviaria, indicó el jefe del sindicato GDL de conductores, Claus Weselsky, en una rueda de prensa.
Según este sindicato, en la huelga del 11 de agosto participaron “más de 9.000 trabajadores”.
El origen de la movilización fue el fracaso de las negociaciones salariales sobre el próximo convenio colectivo entre la dirección y el sindicato, principalmente en lo que concierne al aumento de salarios.
Weselsky acusó a la dirección de Deutsche Bahn de “provocar directamente la inmovilización de los trenes” al no cambiar de postura en las negociaciones.
Por su parte, el operador público “lamentó” las huelgas anunciadas, que representan “una carga completamente inútil para los pasajeros y los clientes”.