Ante los hechos de violencia criminal ocurrido en los últimos tiempos, deseamos manifestar cuanto sigue:

NUESTRA CERCANÍA ESPIRITUAL Y SOLIDARIDAD:

Elevamos oraciones al Señor por el eterno descanso de la joven madre fallecida, Vita Cristina Aranda y extendemos nuestra solidaridad y cercanía espiritual a los familiares y amigos. Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Jn 11, 25-26)

Rezamos por todos los fallecidos y heridos durante ese trágico evento.

NUESTRO REPUDIO Y RECHAZO A TODO TIPO DE VIOLENCIA:

Repudiamos y rechazamos rotundamente los violentos asesinatos ocurridos en la ciudad de San Bernardino. Hechos de violencia de dicha magnitud y gravedad no son normales y no debe afectar a nuestra sociedad.

El fundamento de todos los principios de nuestra doctrina social se ciñe a proclamar que la vida humana es sagrada y que la dignidad de la persona es la base esencial de una visión moral para la sociedad.

SEÑALES CLARAS DE SEGURIDAD Y TRANQUILIDAD

Con estos hechos de violencia que se generan aumenta la sensación de incertidumbre y desazón en la población paraguaya, lo que a su vez se traduce en angustia para todos, pues, cualquier espacio público de nuestro país podría verse inseguro e intranquilo.

Por ello, exigimos al gobierno nacional y a los responsables de la seguridad interna, un compromiso más firme, contundente y transparente a favor de los ciudadanos y sus bienes.

EL NARCOTRÁFICO Y SU PERMEABILIDAD

Los vínculos entre el narcotráfico, la esfera política y las instituciones públicas de nuestro país, nos muestran un hecho evidente: el narcotráfico permea cada vez más en nuestra sociedad, los órganos de seguridad y las instituciones públicas. Sus miembros deberían garantizar una lucha frontal, sin embargo, son flancos frágiles por donde los delincuentes y criminales logran beneficiarse.

Por lo tanto, exhortamos a las autoridades a depurar las instituciones al servicio del bien común, promoviendo autoridades probos y competentes.

Pedimos a la ciudadanía mantenerse unida en la oración y a no permanecer indiferentes ante hechos de violencia que lastiman la fraternidad y debilitan la paz social.

Asunción, 3 de febrero de 2022

OFICINA DE COMUNICACIONES Y PRENSA CEP