Debido a la crisis humanitaria que vive Haití tras el sismo que afectó al país, INCAMI ha propuesto que este 5 de septiembre, Día del Migrante y del Refugiado en Chile, se transforme en la oportunidad para aportar económicamente a la campaña “Juntos por Haití”.

El sábado 5 de septiembre se celebra el Día del Migrante y del Refugiado en Chile, durante el cual se realizará la tradicional colecta anual del Instituto Católico Chileno de Migración (INCAMI), que este año ha decidido donar lo recaudado a la campaña «Juntos por Haití». Por ello, la Red Clamor Chile, la red del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) que se inspira directamente en una espiritualidad encarnada, ha lanzado la campaña #JuntosPorHaití. Así lo informa la Conferencia Episcopal de Chile desde su página web.

Con este objetivo, la Red Clamor Chile -que agrupa a las organizaciones católicas que acompañan humanitariamente los procesos de integración de migrantes y refugiados en Chile- invita a vivir una semana de oración y acción «Juntos por Haití» del 5 al 12 de septiembre, como una forma de expresar concretamente la cercanía a los miles de heridos y afectados por el terremoto de 7,2 grados que devastó el país.

Por ello, se invita a todas las comunidades eclesiales de Chile tanto a contribuir a esta causa en las colectas del domingo 5 de septiembre, como a seguir colaborando durante toda la semana en la campaña «Juntos por Haití», con donaciones que se recaudarán a través de la cuenta 86750-00 del Banco de Chile a nombre de Cáritas Chile (Rut. 70.020.800-1), que se destinarán a los servicios desarrollados por INCAMI y a los proyectos de Caritas que a nivel latinoamericano irán en ayuda del país del Caribe, con procedimientos de colaboración en la implementación de las iniciativas solidarias y rendición de cuentas.

Mire el video de la campaña «Juntos por Haití»

De esta manera se busca hacer vida el mensaje del Papa Francisco para la Jornada del Migrante y del Refugiado 2021, que llama a caminar «Hacia un nosotros cada vez más grande», donde se superen los muros y que no haya un “otros”, sino un “nosotros”, con una Iglesia cada vez más Católica -entendida en su universalidad para crear comunión- donde los migrantes son parte de la única familia que se enriquece con la diversidad de las relaciones inter-culturales como en la imagen de la Iglesia en Pentecostés y como compañeros de viaje, seamos llamados a soñar “juntos”.


02 septiembre 2021, 13:00