Estados Unidos completó en la noche del lunes al martes su retirada de Afganistán tras casi dos décadas de ocupación, que se saldan con el regreso de los talibanes al poder en Kabul. Esta es la cronología de la intervención estadounidense en el país asiático desde 2001:
“Libertad duradera”
El presidente George W. Bush lanza la operación “Libertad Duradera” el 7 de octubre de 2001, tras los atentados del 11 de septiembre que mataron a cerca de 3.000 personas en Estados Unidos.
El régimen fundamentalista talibán, en el poder desde 1996, daba cobijo a Osama Bin Laden, líder de Al Qaida, y se negaban a entregarlo.
El costo de la guerra en Afganistán© AFP Erin CONROY
La coalición internacional derrota a los talibanes, que capitulan el 6 de diciembre. Estados Unidos instala un gobierno interino presidido por Hamid Karzai, que en octubre de 2004 fue electo en los primeros comicios presidenciales por sufragio universal directo de la historia del país.
La OTAN despliega una fuerza militar en el país junto a las tropas estadounidenses.
Guerra olvidada
La atención estadounidense se desvía de Afganistán debido a la invasión de Irak en 2003.
Los talibanes y otros grupos islamistas se reagrupan en el sur y este de Afganistán, desde donde pueden viajar a las zonas tribales de Pakistán, y empieza un movimiento de insurgencia.
La jefatura militar estadounidense pide en 2008 más refuerzos. El presidente Bush aprueba el despliegue de 48.500 soldados adicionales.
Pico de 100.000 tropas
En 2009, Barack Obama –elegido presidente con la promesa de que acabaría con las guerras en Irak y Afganistán– aumenta el despliegue de tropas.
El presidente afgano, Hamid Karzai, condecora a su homólogo estadounidense, George W. Bush, en el palacio presidencial de Kabul el 15 de diciembre de 2008© POOL/AFP/Archivos Musadeq SADEQ
El objetivo es sofocar la insurgencia talibán y fortalecer las instituciones afganas. A mediados de 2011, más de 150.000 soldados extranjeros están en suelo afgano, de los cuales 100.000 son estadounidenses.
Bin Laden muere el 2 de mayo de 2011 en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán.
Fin de operaciones de combate
En junio de 2014 Ashraf Ghani es electo presidente de Afganistán en medio de acusaciones de fraude.
La OTAN anuncia el 31 de diciembre de 2014 el fin de su misión de combate en Afganistán.
“El último avión (de transporte militar) C-17 despegó del aeropuerto de Kabul el 30 de agosto” a las 19H29 GMT, justo antes de medianoche en Afganistán, declaró el general Kenneth McKenzie en conferencia de prensa en Washington© AFP Aamir QURESHI
Pero en virtud de pactos firmados meses antes, 12.500 soldados extranjeros –9.800 estadounidenses– se quedan en Afganistán para entrenar a las tropas afganas y llevar a cabo operaciones puntuales antiterroristas.
La seguridad en Afganistán vuelve a empeorar con la nueva expansión de la insurgencia de los talibanes y la aparición del grupo yihadista Estado Islámico (EI) a principios de 2015.
En 2017, el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, cancela el calendario de retirada de tropas y vuelve a mandar miles de soldados.
Los ataques contra fuerzas afganas se multiplican, Estados Unidos replica con un gran aumento de ataques aéreos.
Negociaciones
En 2018, Washington y representantes de los talibanes abren con absoluta discreción negociaciones en Doha con la mirada puesta en la retirada de las tropas estadounidenses.
A cambio, Washington pide a los talibanes que no permitan que el país se convierta en santuario para grupos yihadistas.
Un marine de EEUU le da agua fresca a un niño en el aeropuerto de Kabul el 20 de agosto de 2021© US Central Command Public Affairs/AFP Samuel Ruiz
Los talibanes y Estados Unidos firman el 29 de febrero de 2020 un histórico acuerdo en Doha.
En él se prevé una retirada completa de las tropas extranjeras para mayo de 2021 y los talibanes se comprometen a negociar con el gobierno afgano y a reducir los actos violentos.
Comienzan las primeras negociaciones de paz directas entre los insurgentes y el gobierno afgano, aunque la violencia continúa y se multiplican los atentados contra periodistas, jueces, médicos y miembros de la sociedad civil.
Regreso al poder de los talibanes
El 1 de mayo, se inicia de manera oficial la partida de los últimos 2.500 soldados estadounidenses y 7.000 de la OTAN.
Estallan combates entre los talibanes y el ejército afgano en el sur. En el norte, los talibanes conquistan el distrito de Burka, provincia de Baghlan.
A mediados de mayo, las tropas estadounidenses se retiran de la base aérea de Kandahar.
El 2 de julio, las tropas de la OTAN y Estados Unidos se retiraron de la base aérea de Bagram, la más grande de Afganistán.
El 8 de julio, el presidente Joe Biden anuncia que la retirada de las tropas “concluirá el 31 de agosto”.
Al día siguiente, los talibanes afirman que controlan el 85% del territorio afgano, lo que el gobierno desmiente.
El 15 de agosto, los talibanes toman el control de Kabul y entran sin violencia en el palacio presidencial.
La caída de Kabul provoca el pánico en la capital. Miles de personas acuden al aeropuerto, con la esperanza de poder huir, mientras los países occidentales organizan la evacuación de sus ciudadanos y de personas bajo su protección.
Más de 122.000 extranjeros y afganos son evacuados por vía área de Kabul.
En la noche del 30 al 31 de agosto, el último avión de transporte militar despega de Kabul, dejando Afganistán nuevamente bajo control talibán tras la guerra más larga en la historia de Estados Unidos.