Para la serie de artículos dedicados a la «Patris corde» del Papa Francisco, L’Osservatore Romano publica una entrevista al actor y director romano realizada por el director Andrea Monda: los padres, dice, «parecen haber desaparecido en el horizonte», «a los que me preguntan con qué amigo te gustaría ir a cenar, les digo: con mi hijo».

Por Andrea Monda

Para hablar con Carlo Verdone sobre la paternidad, es natural comenzar con la figura del Santo Padre, entre otras cosas porque el reciente encuentro personal entre el director romano y Francisco golpeó profundamente la imaginación del primero, que no duda en subrayar que fue como si el Papa le hubiera cogido por sorpresa: «Sí, porque en comparación con cómo recordaba o imaginaba las figuras de los Pontífices, que para mí eran personas a las que uno «iba», en este caso me pareció que era el Papa el que salía al encuentro de la gente, y esto me impactó. Al igual que me ha sorprendido la sencillez de la persona, una sencillez, eso sí, «por decirlo de alguna manera» porque por un lado aparece como una persona como cualquier otra, que te puedes encontrar en el bar, muy simpática y muy atenta a sus invitados, yo diría que muy humana; pero, por otra parte, cuando te explica algo, empieza de forma muy sencilla y parece que vuela bajo, pero luego, poco a poco, empiezas a sentir que va subiendo el nivel de la reflexión que está elaborando, y lo hace junto a ti, y así alcanza cotas muy altas; es un poco como un avión que retumba en la pista y luego se eleva lentamente en el aire».

¿No cree que el Papa es un hombre que sabe ejercer la paternidad en un momento en el que el mundo parece estar formado mayoritariamente por huérfanos?

Sí, los padres parecen haber desaparecido en el horizonte.  Una palabra que utilizó al menos diez veces durante la reunión fue «nosotros», una palabra que ha desaparecido un poco de nuestro lenguaje común. Hoy decimos cada vez más «yo», pero el Papa, con esa insistencia, nos recordó que debemos hablar como «nosotros»: nosotros como comunidad, nosotros como familia, nosotros como hermanos, nosotros como un todo. Tal vez sea porque la familia atraviesa una crisis muy grave en las últimas décadas; las relaciones duran muy poco y asistimos al fenómeno de que el amor y los sentimientos se consumen, al igual que los objetos, al igual que los smartphones. Esto conduce a uno de los peores males de la sociedad: la soledad. La soledad está causada por la falta de relación entre hijos y padres, y no sé de quién es la culpa…

¿Cuál puede ser la explicación? ¿Cuál es el núcleo de la cuestión?

El problema depende en gran medida de los ejemplos que los padres sean capaces de dar a sus hijos. Los ejemplos no están hechos de palabras, de grandes charlas. La gran lección es ver cómo se comportan los padres, incluso en silencio, porque se puede educar callando. Tuve una familia en la que los ejemplos eran muy elevados: había risas, había bromas, pero también había silencio, y ver a mi padre en el trabajo, su profesionalidad, su seriedad, su concentración (lo mismo ocurre con mi madre) me hizo comprender cómo se debe vivir la vida y el trabajo. Hoy en día, los ejemplos parecen más raros. Tal vez porque, por desgracia, los padres rechazan su propia edad y quieren parecer más jóvenes que sus hijos, y esto crea un gran caos. La realidad es que sólo son inmaduros, con una visión distorsionada de la vida, carentes de la sabiduría que tanto necesitamos, lo que los lleva a concebir la vida como un espectáculo y las relaciones como bienes de consumo, igual que un smartphone, una aplicación que siempre tienes que actualizar, y entonces actualizas tus sentimientos, tus relaciones… porque si no el aburrimiento gana. Y así lo vives todo bajo la presión de los instintos del momento (las noticias últimamente son espantosas, a menudo con un fondo sexual). Puede que haya llegado a este pensamiento muy tarde, pero ahora me doy cuenta de que amar a una persona es un trabajo. Amar no es algo sencillo, sino un compromiso diario que tiene momentos extremadamente bellos, pero también otros agotadores.

Hace poco citó a Eneas que, huyendo de Troya, lleva a su viejo padre Anquises sobre los hombros y a su hijo de la mano, un icono de la centralidad de la familia, ¿por qué?

Esa imagen volvió a mí gracias a un texto, una conversación de Borges. Me hizo reflexionar sobre el hecho de que los ancianos son un bien precioso que hay que cuidar, preservar, pero se hace poco por ellos. Los que son mayores se acercan al final de su vida y en cambio vemos que la gente sigue queriendo detener el tiempo, buscar la juventud a través de la ropa, el lifting, el viagra… no aceptamos la vejez, que nos asusta. Pero esto es verdaderamente terrible, porque nos impide vivir nuestra propia época de la vida, ser una persona capaz de dar consejos a los más jóvenes; perdemos la belleza de la vejez, que es la de ser un punto de referencia para los demás, una memoria histórica, una sabiduría viva que da el fruto de su experiencia a sus seres queridos.

En la «Patris corde» el Papa señala a San José como modelo paternal, un padre que habla poco pero que está ahí, en la sombra y en el silencio, pero que luego es él quien toma las decisiones importantes, muestra un sorprendente valor creativo. Como hijo y ahora como padre de tus hijos, ¿no crees que esta creatividad es fundamental para ser buenos padres?

Por supuesto. Desde ese punto de vista, he tenido suerte. Creo que todos los padres deberían hacer un poco lo que hacía el mío, y era un hombre muy divertido con nosotros; papá nos entretenía, nos presentaba muchas cosas, el cine, el circo, los partidos de fútbol en el Circo Máximo… y luego los domingos iba a la Galería Nacional de Arte Moderno. De hecho, teníamos muchos cuadros abstractos en la casa, que no entendíamos y preguntábamos. Así que los domingos nuestros padres nos llevaban, como si fuéramos al colegio, a la Galería de Arte Moderno. Y así papá nos explicó la transición de la pintura figurativa a la abstracta, de los Macchiaioli a los Divisionistas, a los Futuristas… Estas lecciones de papá fueron realmente muy agradables en aquel entorno tan bonito, silencioso y limpio de la Galería (obviamente recuerdo muy bien el bar que tanto nos gustaba a mi hermano y a mí). Todo esto era un gran placer para nosotros, que íbamos con él los domingos a la Galería de Arte Moderno. Y luego otra cosa muy importante es viajar con tus hijos, como hizo mi padre conmigo, con nosotros. Y yo quería hacer lo mismo con la mía. Viajar es una forma perfecta de compartir, experimentáis emociones juntos y sentís que vuestro padre, en ese momento, os está cuidando. Cada vez es más difícil encontrar personas que compartan ciertas cosas, y afortunadamente he encontrado una persona: mi hijo. Ahora es como un amigo para mí.  Al menos una vez a la semana, durante un par de horas, viene aquí conmigo y escuchamos música juntos, en silencio, y compartimos esta belleza. Me trae cosas que no conozco y yo hago lo mismo, le hago escuchar cosas que no conoce, esto es muy importante, une la relación que va más allá de la paternidad. A los que me preguntan con qué amigo te gustaría ir a cenar, les digo: con mi hijo porque sé que nunca me voy a aburrir; es muy inteligente, agudo, culto. Por un lado, podría decir que, evidentemente, era yo quien le daba la información sobre muchas cosas, sobre el arte, sobre la fotografía y el cine, sobre la cinematografía… luego, en un momento determinado, llegó un momento en que mis hijos empezaron a viajar mucho más que yo. Y el motivo de su viaje es hermoso: van en busca del asombro, de ese asombro que mi padre, de alguna manera, me inculcó y yo les transmití. Así que sí, es cierto, les he enseñado muchas cosas, pero llega un momento en el que ellos te enseñan a ti, y ese es el momento en el que tienes que estar muy atento, tienes que escucharlos, cuando entiendes que ya no son tan pequeños como crees, sino que te están haciendo preguntas, reflexiones muy importantes. Si puedes entender esto, este es el momento en que la relación se vuelve sólida. La familia que es tan sólida se convierte en una fortaleza en la que te sientes protegido como por un calor especial, te sientes acogido en una alianza. Veo que mis hijos viven su vida con una fuerte dimensión ética y esto es lo que más me complace, así como cuando descubro, a veces, que tienen más sentido común, valor y fuerza que yo.