El sacerdote, secuestrado el 12 de enero por hombres armados y uniformados, fue liberado ese mismo día según informó ayer la agencia de noticias Fides.

Roberta Barbi – Ciudad del Vaticano

La horrible aventura del padre Bekong Tobias, secuestrado el 12 de enero por un comando de hombres armados con uniforme militar cuya identidad aún se desconoce, ha terminado de la mejor manera posible. El sacerdote, que había sido secuestrado en la parroquia de San Carlos Lwanga, Checkpoint-Molyko, Buea, en la región anglófona del sureste de Camerún, ha sido liberado.

Liberado después de unas horas

Según informó ayer la agencia Fides, el sacerdote camerunés fue liberado poco después del secuestro, hacia la una de la madrugada del 12 al 13 de enero. Todavía se desconocen los motivos del secuestro. El último sacerdote secuestrado en la zona con fines de extorsión fue el padre Julius Agbortoko, vicario general de la diócesis de Mamfe, secuestrado el pasado mes de agosto, que todavía sería rehén de los secuestradores.