En un mensaje dirigido a los maestros que celebraron su día el pasado domingo en Bolivia, el episcopado los invita a ser faros de esperanza en medio de las dificultades con el ejemplo y el compromiso

Alina Tufani – Vatican News

“Ser faros de esperanza en medio de las dificultades” es la invitación de los Obispos de la Conferencia episcopal de Bolivia (CEB), dirigido a los educadores que celebraron el domingo 6 de junio, el Día del Maestro. Una fiesta que lamentablemente ha sido marcada por las consecuencias de la pandemia que ha interrumpido el contacto con los estudiantes y tantos educadores han fallecido en cumplimiento de su vocación.

Cadena dolorosa de educadores víctimas de la pandemia

Monseñor Fernando Bascopé Müller, Obispo Castrense  y Presidente  del Área de Educación de la CEB en un video mensaje publicado en el portal del episcopado afirma:

“Nos corresponde vivir esta celebración de una manera inusual y paradójica, a nosotros que nos gusta el contacto con los niños y los jóvenes, nos toca estar alejados de ellos, de sus voces, de sus miradas, de sus sonrisas, de sus preguntas, de su presencia vivificadora”

Al asegurar que, con certeza, también los estudiantes extrañan la guía y presencia de sus maestros, Monseñor Bascopé dirige su pensamiento a todos aquellos colegas que han  tenido que contemplar la “una cadena dolorosa” de educadores víctimas de la pandemia.

“No hay día en que no nos enteremos del fallecimiento de algún educador o educadora. Esto nos entristece profundamente y pedimos al Buen Dios que los acoja en su Reino. Oramos también por sus familias, pidiendo al Señor que les conceda fortaleza y consuelo y que su mirada se dirija a Jesús Resucitado”

Misión de los educadores

El mensaje de los obispos recuerda que seguir enseñando, particularmente con el ejemplo y el compromiso como lo hacía Jesús Maestro, es la misión de los educadores, que deben lograr que su “servicio educativo sea también un espacio para encontrarnos con Él”, un espacio para crecer en la fe, en la esperanza y en el amor. Y añade:

“Un educador cristiano no sólo enseña su asignatura, también es un compañero de camino de niños y jóvenes en el recorrido hacia el desarrollo y perfeccionamiento de las diversas potencialidades que ha recibido; en suma, está llamado a ser maestro y maestra a semejanza de Jesús”

Finalmente, la CEB asegura sus oraciones para que el Señor ilumine sus vidas y recuerdan como modelo la figura de San Marcelino Champagnat, educador y formador de educadores, cuya fiesta se celebró el 6 de junio. Y concluye:

“No dejemos de ser faros de esperanza en medio de las dificultades que se vive en el país y en nuestras comunidades educativas”

Día del Maestro en honor a Modesto Omiste Tinajero

Cada año, el 6 de junio, en Bolivia, se celebra desde 1924, el Día del Maestro, en honor a Modesto Omiste Tinajero, jurista, escritor, periodista, diplomático e historiador, nacido en esa fecha de 1840 y considerado “Padre de la educación “, al ser el creador de la Reforma de la Instrucción Primaria en Potosí, su ciudad natal, fundando escuelas y aplicando métodos pedagógicos innovadores para la época.