Miles de personas salieron de nuevo a las calles del país desafiando a los militares, que el lunes prohibieron las reuniones de más de cinco personas.

La policía disparó este martes balas de goma y gases lacrimógenos contra los miles de manifestantes que salieron de nuevo a las calles de Birmania el martes, desafiando a militares, que el lunes prohibieron las reuniones de más de cinco personas, informaron testigos a la Afp.

En Naipyidó, la capital, las fuerzas del orden dispararon «al aire como advertencia y luego usaron balas de goma contra los manifestantes», dijo a la Afp un habitante de la ciudad, mencionando heridos.

En Mandalay, segunda ciudad del país, la policía usó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud que protestaba contra el golpe perpetrado el 1 de febrero. Las fuerzas del orden «dispararon gases contra los manifestantes que ondeaban banderas de la Liga Nacional por la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi, explicó un testigo, que narró que los vecinos habían socorrido a los manifestantes con agua después de que fuesen rociados con gases.
Fuente: elcomercio.es