Un periodista de una estación de radio del estado mexicano de Veracruz (este) fue asesinado a balazos este jueves, informó la secretaría de Seguridad Pública local. Jacinto Romero Flores, de 60 años y quien trabajaba Oriestereo FM, estación en la que conducía un programa, se encontraba en la comunidad de Potrerillo, en el municipio de Ixtaczoquitlán, cuando fue atacado.
“Se desplegó un operativo táctico en la región centro de la entidad, tras el homicidio del periodista Jacinto Romero Flores (…), se trabaja en la búsqueda de los agresores”, informó en un comunicado la secretaría de Seguridad Pública.
Según la oficina mexicana de la organización defensora de la libertad de expresión Reporteros Sin Fronteras (RSF), el comunicador había denunciado que recibió amenazas en fecha reciente.
Reporteros sin Fronteras “condena el asesinato del periodista Jacinto Romero Flores (…). Pedimos investigación inmediata de los hechos y protección a su familia”, escribió la organización en Twitter.
En lo que va de 2021, al menos seis periodistas han sido asesinados en México, si bien no se ha determinado que en todos los casos el crimen haya estado ligado a su trabajo.
En julio pasado fue asesinado Ricardo López, quien dirigía el sitio de noticias InfoGuaymas, en el norteño estado de Sonora.
Gustavo Sánchez, quien dirigía un portal de sucesos policiales del estado de Oaxaca (sur), fue ultimado a mediados de junio. El comunicador había denunciado amenazas a su vida.
En mayo, el periodista Benjamín Morales fue asesinado también en Sonora.
Otros comunicadores han sido también asesinados este año pero ni las autoridades ni las organizaciones defensoras de la libertad de prensa han podido confirmar que los casos estuvieran relacionados a su trabajo.
México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo con más de un centenar de comunicadores asesinados desde 2000, según cifras de la Comisión de Derechos Humanos (defensoría).
En 2020 fueron ultimados ocho periodistas, de acuerdo con RSF. Más del 90% de los homicidios de reporteros en el país permanecen impunes, denuncian organizaciones defensoras de la libertad de expresión.