Para que la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción aparezca en 1960, tenemos que remontarnos a un año antes donde se consolidan varios hechos sociales y políticos, dijo el Rector Narciso Velázquez Ferreira. Entonces, si bien se sembraban esperanzas pasadas las revoluciones y cambios de gobiernos breves, también ya se cernía un ambiente liderado por la hegemonía de una persona y un Estado casi totalitario.

El Arzobispo de Asunción, Mons. Aníbal Mena Porta forma una Comisión a instancias de la Conferencia Episcopal Paraguaya, para abrir un instituto de enseñanza de educación superior con el patrocinio de la Iglesia. Con el firme propósito de formar líderes del conocimiento, de opinión, capaces de liderar un debate profundo sobre las necesidades del país y colaborar como alternativa para el desarrollo de los jóvenes, desde el pensamiento cristiano, católico.

Ante los hechos de 1959, (político-sociales) el Arzobispo Mena Porta, apresuró la presentación de las conclusiones del estudio de la Comisión sobre las posibilidades, oportunidades y necesidades. En principio el proyecto fue abrir una Universidad de la Arquidiócesis de Asunción bajo la tutela del Arzobispado. Pero la Conferencia Episcopal ante el informe, vio la oportunidad brillante de pensar en una Universidad Católica del Paraguay.

La Asamblea General de septiembre de 1959, teniendo en cuenta aquel informe, pidió a la Comisión que de inmediato elaborase las condiciones para que al año siguiente se tengan abiertas las puertas de la Universidad Católica. Entonces el 13 de febrero de 1960, inicia sus actividades la Universidad con dos facultades emblemáticas en Asunción. Facultad de Ciencias Jurídicas y Diplomáticas, además de la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas.

Es ese acontecimiento lo que celebra la próxima semana, pero no sólo el 13 de febrero, sino que hay otras fechas por las subsiguientes aperturas de las sedes, en la diócesis de Villarrica del Espíritu Santo y en la diócesis de la Santísima Concepción.