El país está siendo muy golpeado por la segunda oleada del virus, por lo que el gobierno reinstauró medidas de confinamiento parcial hasta el 10 de enero como mínimo.

Alemania registró más de 1.000 decesos por COVID-19 en 24 horas por primera vez desde que empezó la pandemia, según los datos del instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch (RKI) difundidos el miércoles.

En total, se registraron 1.129 decesos en un solo día, y 22.459 contagios, indicó el instituto.

El nivel más alto de decesos diarios se remontaba al pasado miércoles, con 962 fallecidos. En total, el COVID-19 se ha cobrado la vida de 32.107 personas desde el inicio de la pandemia.

El domingo, el país empezó su campaña de vacunación, como hicieran otros países europeos. Los usuarios de las residencias de ancianos, los mayores de 80 años y el personal sanitario están siendo los primeros en recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech.
Fuente: dw.com