martes, 3 de septiembre de 2019

Papa Francisco seguirá la senda de San Juan Pablo II en su viaje a África

Falta solo un día para que inicie el viaje del Papa Francisco a Mozambique, Madagascar y Mauricio, que tendrá lugar del 4 al 10 de septiembre. Se trata del viaje número 31 del Santo Padre al extranjero y, cuando haya finalizado, serán ya 49 los países que habrá visitado a lo largo de su Pontificado.

Es la segunda ocasión que estos países africanos reciben a un Pontífice, ya que el Papa San Juan Pablo II visitó Mozambique en 1988, Madagascar en 1989 y Mauricio también en 1989.

Según recordó el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, cuando San Juan Pablo II visitó estos países, a finales de los años 80, el contexto era de Guerra Fría y el Papa se había encontrado con países eminentemente rurales que habían alcanzado su independencia poco tiempo antes.

Asimismo, Mozambique se encontraba en plena guerra mundial, por lo que el viaje del Pontífice en aquel momento supuso un fuerte respaldo para la paz.

El contexto que se encontrará el Papa Francisco en el viaje que está por emprender es muy diferente: la urbanización se ha extendido, pero los lazos de la población todavía son fuertes. Se ha producido también un desarrollo económico, sin embargo, el proceso de urbanización de la sociedad trajo también nuevos problemas y nuevas pobrezas.

Temas del viaje

Matteo Bruni enumeró dos temas principales del viaje del Papa Francisco a África. Un primer tema será el de la superación de las divisiones, la búsqueda de la paz, la búsqueda de la reconciliación y la promoción de la cultura del encuentro.

En el caso concreto de Madagascar, explicó que las divisiones se producen entre grupos sociales con acceso diferentes a la riqueza.

“Madagascar tiene una sociedad compleja, diferente a la africana, a mitad entre África y el Océano Índico, con una riqueza en su tradición única. Es también una democracia joven a la búsqueda de estabilidad democrática”. En esa situación, “la Iglesia, y las otras denominaciones cristianas, ha desempeñado un papel importante en el diálogo entre las diferentes fuerzas políticas”.

Sobre Mauricio, un país, al igual que Madagascar, insular entre África y el Océano Índico, subrayó que “veremos un país con una gran diversidad étnica y religiosa, de origen africano, indio y chino”.

Por último, de Mozambique señaló que, “la división es entre rivales políticos con pasado armado. El 6 de agosto se firmó un nuevo acto del proceso de paz que comenzó en 1992. Desde entonces, Mozambique ha experimentado un importante desarrollo, por lo que Mozambique es un ejemplo de cómo la paz abre la puerta al desarrollo”.

Otro tema de este viaje será el cuidado de la creación. De hecho, se establecerá un vínculo entre la reconciliación y el cuidado de la creación. Mozambique, Madagascar y Mauricio son tres países con una riqueza natural extraordinaria que se debe preservar.
Fuente: aciprensa.com