miércoles, 25 de septiembre de 2019

Incendios de sexta generación cambian los ecosistemas

El Director de Guyra Paraguay, José Luis Cartes, comentó que en los últimos días se incrementaron los focos de incendio, “según el informe de Instituto Forestal Nacional, se estaría superando las 300 mil hectáreas”. Afortunadamente desde hoy se desarrollan precipitaciones importantes, agregó. “Las lluvias enfrían y eliminan los focos de incendio de forma más permanente. Ojalá continúe la lluvia porque no hay más fuerzas para seguir combatiendo el incendio que lleva más de un mes”.

Si bien los incendios en algunas zonas se dan en ciclos de diez años, “luego de los años húmedos se tiene el riesgo de incendios descontrolados”. Por eso es importante “aprender que se debe trabajar antes de que ocurra la emergencia”, dijo José Cartes. “Es necesario un sistema de alerta temprana, que permita prepararse en base a proyecciones climáticas fiables con meses de anticipación. Hay demasiada biomasa y es mejor ir eliminando de forma controlada”.

Estos últimos incendios en el Chaco “fueron considerados de nueva generación o de sexta generación”. El especialista explicó que “generan tanto calor que no se pueden combatir, aunque tengamos toda la tecnología similar a la de países de primer mundo”. Estos incendios de nueva generación son consecuencia de los “fenómenos climáticos globales extremos, que estamos teniendo”. Los ecosistemas como el Amazonas o el Norte del Chaco Paraguayo, que no suelen quemarse, ahora si lo hacen con tanta biomasa que el calor sube a la estratosfera y vuelve a bajar retroalimentando. “Los efectos de estos incendios de sexta generación, son tan grandes, que por lo general cambia profundamente los ecosistemas”.